MALDITO DIARIO

  • La carta

Empezaría con un apreciado Adrián, pero ambos sabemos que solo sería un formulismo.

Te preguntarás cómo un asesino en serie, condenado a pena de muerte, consiguió sacar esta carta al exterior.  No te agotes pensando en ello, los presos veteranos contamos con recursos ocultos. Ahora también te estás preguntando algunas cosas en relación con la muerte de tu padre, pero tranquilo, no te inquietes, voy a morir en la silla eléctrica la próxima semana por la muerte de todas esas personas, la suya incluida.

No puedo cambiar lo que hice y tampoco me arrepiento, es mi forma de ser, pero no soy culpable de todas las muertes. En el caso de tu padre alguien se aprovechó de mi obra, fue un imitador con información privilegiada. Había aspectos que la policía siempre omitió de lo que ellos llamaron mi perversa recreación y solo se difundió mi detalle de cerrar los ojos a mis víctimas. Que les ponía también tapones en las fosas nasales y en los oídos, es algo que nunca salió en los medios. Los investigadores no entendían por qué lo hacía. Pensaban que hasta el más frío y calculador asesino podía tener algo de sensibilidad. ¡Que estupidez!

Todas esas atormentadas conciencias eran extremadamente pobres de espíritu y por eso las maté. Después de liberarlas de sus equivocadas y estúpidas vidas, ¿cómo podía dejar que vieran, olieran o escucharan el deterioro de sus nauseabundos cuerpos putrefactos? Ellos únicamente debían recordar el momento de su muerte, ¡recordarme solo a mí! Mi mirada, mi aliento, mi voz, mientras los mataba.

Todos los demás se lo merecían, pero el inspector jefe de la investigación no dejaba de ser un ordinario y vulgar  espécimen humano que no veía más allá de su uniformada misión. Aunque reconozco que no es del todo indispensable, para mí es preferible que la pobreza sea sórdida y no mediocre. Decididamente él no era merecedor de mi obra liberadora, a él lo prefería más como espectador, incluso  me atrevería a decir que en el fondo anhelaba su admiración.  Odiaba mi obra, lo sé, pero yo le daba sentido a su profesión, enaltecía el juego entre perseguido y perseguidor. A él no podía matarlo.

Siempre supe que fuiste tú, Adrián. Únicamente contigo podría haber compartido tu padre los detalles ocultos del caso cuando empezaste a estudiar criminología. Pero tranquilo, el secreto se irá a la tumba conmigo y permanecerá enterrado en el jardín del olvido. Solo quería que supieras que lo sé.

De asesino a asesino: cuentas con mi simpatía.

El asesino sensible

  • El diario

Ayer, tras leer la carta, un sudor frio recorrió todo mi cuerpo. ¿Sabría el asesino sensible lo del jardín? Recuerdo que papá se quejaba de sentirse vigilado. Decía que era frecuente que los asesinos en serie se sintieran fascinados por sus perseguidores y por eso instaló el sofisticado sistema de alarma en casa.

He pasado una noche inquieta y no puedo dejar de darle vueltas a todo el asunto. Esta mañana me he acercado a casa de papá. Tras desconectar la alarma he ido a la biblioteca. De pequeño se me ocurrió esconder mi diario dentro del libro de Memorias de Adriano recortando las hojas hasta conseguir encajarlo en su interior. Y aquí sigue estando, en la biblioteca, como siempre.

Miro en el jardín. El parterre que planté hace muchos años sigue igual, el suelo no está removido.  Al volver al interior me dirijo de nuevo a la biblioteca para ojear el diario. Desde lo de Pamela no había vuelto a escribir en él. Me entretengo releyendo cómo la maté al cumplir los quince. No quería hacerlo; solo bajar sus defensas, pues no me dejaba tocarla. Somos muy jóvenes, decía, ¡pero era mi aniversario! Me pasé con los narcóticos en la bebida y no me di cuenta hasta el final, cuando noté que no respiraba. Enterré el cadáver en el jardín y la dieron por desaparecida.

Que papá descubriera el diario era previsible. Qué tonto fui al dejarlo allí. Años más tarde quedamos para cenar al cumplir yo los veinticinco. Pasé a recogerlo y lo encontré sentado en el sillón del comedor, abatido, sosteniendo el diario entre sus manos. ¿Cómo pudiste?, dijo. Tendré que entregarte. Has enloquecido como tu difunta madre, ¡has heredado su psicosis! No debió decirlo. Me hirió profundamente. Después de matarlo recreé la escena para que pareciera obra del asesino sensible y volví a dejar el diario en su sitio, oculto dentro del libro.

Pero hoy voy a llevármelo, es muy arriesgado dejarlo. Me siento unos momentos en el sillón de papá ya más tranquilo. Cojo el mando y enciendo el televisor para distraerme. Para mi sorpresa, sale en las noticias el abogado del asesino sensible. Dice que tienen esperanzas de que le conmuten la pena capital por cadena perpetua. ¡Qué iluso! pienso, y apago el televisor.

Decido marcharme, pero al salir reparo en la cámara de la alarma que hay en el recibidor. Tiene el led encendido, ¡está grabando! Recorro las estancias donde he estado: el comedor, la biblioteca…todas las cámaras tienen el led rojo activado. Corro al jardín. La cámara del exterior también. De golpe comprendo: la carta, las palabras del abogado… ¡Es una trampa! Me he delatado. El muy hijo de puta ha hecho un trato con la fiscalía ¡Su vida a cambio de mí!

Espero ahora la llegada de la policía escribiendo la última entrada de este maldito diario. No creo que tarden en llegar.  He cogido el revolver de papá. Todavía estaba en su estuche, en el dormitorio. Y aquí estoy, debatiéndome entre la duda: si entregarme o terminar con todo.

Ya oigo las sirenas…

Texto: © Jordi Escoin, 2019.

Impactos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies