Se equivocaron

 

SE EQUIVOCARON

Por Isabel G. Álvarez de Sotomayor

Eran tres damas, tres señoras de rostro enjuto, que avanzaban con paso firme en dirección a una sala, pero no a una sala cualquiera, sino a una habitación a media luz en el que se dieron cita otras señoras –también– con aire de palmatoria a medio gas; y digo palmatoria porque de eso trataba aquella reunión a la que asistimos todos muy a nuestro pesar.

Y las tres señoras sin mediar palabra se lanzan, pañuelo de punto de cruz en ristre y campanilla gargantera a todo gas, repartiendo pesares ¿Qué digo pesares? Eran cataratas de penas con un afluente que se desvió hacia las faldas de otra señora, que rodeada de nietos inquietos y yernos en pose, no entendía bien quiénes eran aquellas tres damas.

¡Pobre Braulio!, -gritó una- ¡Que Dios lo tenga en su gloria! -dijo la otra-. Y allí, sentada la señora con pasmo infinito, no pudo remediar su estupor y alzando la vista dijo:

“¡No es Braulio, que se llamaba Joaquina!”

Ay, señora, ––dijeron las tres damas––, que nos han cambiado el muerto.

Texto © Isabel G. Álvarez de Sotomayor  – Todos los derechos reservados

Publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados

Impactos: 45

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies