La voz de la tierra de Alejandro Moreno por David Gómez Hidalgo (Puro noir rural)

Supongo que debo iniciar esta reseña diciendo que tuve el lujo de ser uno de los lectores cero de La voz de la tierra, la segunda novela de Alejandro Moreno Sánchez.

No sabía, hasta hace poco, que el póker de lectores cero lo completaban Cristina Grela, Enrique de la Cruz y Izaskun Albéniz; Alejandro sabe con quién tiene que juntarse.

Debo decir que no era la primera vez que hacía de lector cero, pero sí la que más intensidad ha tenido. Alejandro es muy exigente con todo el proceso y fue muy instructivo trabajar con él. Ya conocía sus impulsos, sus exigencias a la hora de trabajar, pues compartí antología este mismo año con él en Vindicta, la III antología negrocriminal de Cruce de Caminos, en la que Alejandro participaba con un relato muy inteligente, tanto o más como la trama de La voz de la tierra.

Es un lujo, como lector cero, ver el antes y el después de una novela. Creo, con sinceridad, que le ha quedado una historia atrayente para un público muy amplio, pero sobre todo para el que busque una buena historia de noir rural que tan de moda se está poniendo.

Villar del Valle es un pequeño pueblo en el que Rubén, un pintor fracasado, buscará una oportunidad de comenzar de nuevo. Pero no es fácil volver y menos cuando las vidas de muchos quedan marcadas por los apellidos, por su pasado.

Ernesto vive con el estigma de haber perdido a su padre y no haberlo encontrado. Nunca ha dejado de buscarlo, nunca ha dejado de buscar respuestas.

Un terremoto lo cambiará todo. La vida de muchos de los habitantes de Villar del Valle se verá sacudida. Aflorarán los misterios. Quizás a Rubén y Ernesto no les vaya a gustar lo que han de descubrir.

 

«El apellido nos define de por vida y el odio se hereda por testamento».

 

Como podéis intuir, como he apuntado antes, noir rural en estado puro. Llevamos una época en que los escritores vuelven a los pueblos para explicar esas historias que hacen daño. En La voz de la tierra encontraréis muchas historias, muchas tramas que se irán abriendo, misterios que resolver, heridas que curar, realidades que no gustarán.

Siempre he pensado que muchos tenemos una idea idealizada de nuestros abuelos y más si se fueron cuando nosotros teníamos poca edad para poder entenderlo, vivirlo. Siempre he pensado que no me gusta que me cuenten cosas malas de mis seres queridos, si las hubo, que prefiero vivir en la inopia y seguir idealizando su imagen.

En La voz de la tierra os encontraréis con algo de eso. Cuando alguien busca respuestas, cuando alguien mueve los cimientos de sus raíces, muchas veces se encuentra con algo que hubiera querido no saber. Y es que la verdad a veces duele.

 

«Me sentía como un pistolero en mi propio western. Como ese forastero que llega al pueblo con la puesta de sol».

 

Me ha gustado la estructura de la novela que se basa en el siguiente párrafo: «El duelo es el tiempo de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida. La psicología divide este proceso en cinco etapas que tratan de describir los distintos estados de ánimo por los que se suele transitar».

A partir de él, Alejandro nos va dibujando las diferentes partes de la novela haciendo que estas encajen con los estados. Lo he encontrado brillante.

La voz de la tierra es una novela de ritmo sosegado que se va construyendo a poquitos, como es el ritmo de muchos pueblo. Son de aquellas lecturas que no impactan en sus primeras páginas, pero que con el paso de estas va gestando todos los elementos que confluirán para aportar una gran historia.

Creo que el terremoto es una buena metáfora de la vida. Puede llegar un momento en que todo nuestro entorno se sacuda y en el caso de Villar del Valle en ese momento aflorarán los secretos, los misterios.

La novela, además de ser un alegato de las segundas oportunidades, también habla de un tema bastante preocupante: la despoblación rural. Cada vez asistimos a ver como más pueblos quedan abandonados a su suerte. Y de nuevo la metáfora: son una tierra sin voz, sin queja, aunque con un voto que parece contar menos que los otros.

Creo que se debería hacer algo por proteger ese legado, pues esos pueblos están llenos de nuestra historia.

La voz en la tierra creo que sienta las bases de una prometedora carrera literaria. Alejandro Moreno Sánchez que se está labrando un futuro dentro del mundo literario a golpe de mucho trabajo como lo demuestra semana a semana en su web y también es su podcast La inicial escarlata.

 

Yo de vosotros la leería. Yo de vosotros me daría la oportunidad de conocer a un autor como mucho que decir.

 

©Reseña: David Gómez Hidalgo, 2020.

 

Impactos: 132

1 pensamiento sobre “La voz de la tierra de Alejandro Moreno por David Gómez Hidalgo (Puro noir rural)

  1. A ver, llevo leída más de media novela y no le veo lo de “noir rural” por ningún sitio. Más bien una novela costumbrista. A no ser que en lo poco que me queda se líen a tiros y empiecen a rodar cabezas por el pueblo. Por lo demás bien. Que se lee bien y resulta entretenida…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies