EL SEPULTURERO Y LA TIERRA NEGRA de Oliver Pötzsch por Beckett & Hawk

 

EL SEPULTURERO Y LA TIERRA NEGRA

de Oliver Pötzsch

 

Entramos de lleno en la segunda entrega de Oliver Pötzsch de su serie El sepulturero, entramos en “El sepulturero y la tierra negra”. Al señor Pötzsch ya lo conocimos a través de su primera obra “El libro del sepulturero”, un libro que nos ha hecho volver al lugar del crimen, a esa Viena de finales del siglo XIX, tan descarnada y lejana de la Viena que solemos tener en la mente.

Hay que decir que, en esta nueva entrega de las aventuras de Leo, Julia y Augustin Rothmayer, el autor vuelve a mezclar con acierto esa parte histórica y policíaca que a nosotros tanto nos gusta. Volvemos a recorrer esa Viena menos conocida, esas calles alejadas del glamour y donde la pobreza, la prostitución y el crimen se instalan a sus anchas. Es una Viena que a los albores del siglo XX intenta alcanzar a otras capitales europeas como Londres o París, y que intenta por todos los medios modernizar a través de los nuevos descubrimientos científicos la investigación criminal. Una época que la novela recoge a la perfección y que deja constancia a través de sus personajes y en el desarrollo de su narración.

 El libro nos traslada a la Viena de 1894. En un sarcófago del Museo de Historia de la ciudad aparece, momificado, el cuerpo del profesor Alfons Strössner, uno de los mayores egiptólogos del mundo. Leopold von Harzfeldt será el encargado de la investigación y pronto descubrirá que, de los cuatro miembros de su última expedición a la Tierra Negra, tres han fallecido en extrañas circunstancias, por lo que la sombra de una maldición se cierne sobre lo sucedido. Pero ni Leopold ni el sepulturero Augustin Rothmayer creen en las maldiciones y están convencidos de que se trata de un asesinato.

Con la ayuda de Julia, encargada de hacer las fotografías en otro caso importante del departamento de policía y con quien Leopold mantiene una relación secreta, los tres volverán a verse envueltos en un caso que oculta mucho más de lo que parecía a primera vista.

Es un libro sin muchas pretensiones. No pretende ser una obra cumbre, su misión es entretener, atrapar al lector y hacerle seguir los pasos de sus personajes en una investigación que tiene todas esas cualidades para obligarte a seguir leyendo, sarcófagos, momias, asesinatos, misterios y maldiciones. Es un libro para pasar un buen rato, disfrutar leyendo y, como siempre decimos, olvidarte del mundanal ruido. Pero incluso, en una labor tan mundana hay que hacerlo bien, y el señor Pötzsch lo hace a la perfección. Es cierto que nos ha gustado algo más el primer libro de la serie, pero seguimos recomendando este segundo tomo que, aunque algo menos brillante, tiene ciertas cualidades que lo hacen atrayente.

Queridos lectores en el caso de que no tengáis nada que leer, asomaros a este best-seller alemán escrito por un autor que proviene de un linaje de generaciones y generaciones de verdugos. Y recordad, leed, leed ya sabéis que estáis malditos.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2024.

Visitas: 66

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies