Entrevista a Daniel L. Hawk por Marta Godoy Bordell

Hoy entrevistamos a Daniel L. Hawk, director de la revista Solo Novela Negra y co-autor de la novela LOFT-La muerte sabe a blues junto con J. A. Beckett, o como les conocen en el mundo del género negro, Beckett & Hawk. Después de leernos la novela, descubrimos en ella el homenaje que querían rendir a los clásicos como Chandler y Hammett una novela negra en estado puro. Según la sinopsis de los autores, su respuesta a la eterna pregunta: ¿Qué es novela negra?

Pasemos a la entrevista.

 

  • Marta Godoy Bordell – ¿Cuándo y por qué decidiste ser escritor?

 

  • Daniel L. Hawk – He querido ser escritor desde niño, pero nunca he sido capaz de ponerme a escribir una novela completa. La idea estaba, pero no era capaz de acabarla. Hasta que conocí a un amigo que decidió echarme un cable. Esta colaboración al final se convirtió en un trabajo conjunto. Esta simbiosis cuajo en una escritura “a cuatro manos”. Y desde nuestra primera colaboración, ya van tres novelas juntos.

 

  • MGB – ¿Consideras que has estado influenciado por algún autor? ¿Quién y en qué aspectos?

 

  • DLH – Más que un autor en sí, la mayoría de mis influencias vienen del cine; películas como “Pulp Fiction”, “Reservoir dogs”, “L. A. Confidential” o “No es país para viejos”. La novela tiene sus toques al estilo clásico, algunos parecidos a la película de “The Big Sleep”. Como es un homenaje a la novela negra clásica tiene muchos trazos de esta. Está escrita con unos personajes y estructuras muy similares.
  • De todas maneras, la novela está inspirada en un caso real, el cual nos llevamos a nuestro terreno para darle ese toque clásico al que queríamos rendir homenaje.

 

  • MGB – ¿En qué parte de la península ibérica se sitúa la novela?

 

  • DLH – La acción transcurre mayoritariamente en Barcelona, aunque hay momentos en los que se traslada a Tenerife. Así que dentro y fuera de la península. Las ubicaciones venían dadas por el caso real. En las otras novelas no solemos ubicarlas en un sitio especial, si no que vamos guiando al lector para que con unas pinceladas, sea el mismo el que se imagine el lugar donde acontecen los hechos. Es más, las localizaciones de las otras dos novelas son muy anglosajonas, aunque no especifiquemos los lugares de manera voluntaria.

 

  • MGB – La novela presenta una gran cantidad de personajes femeninos. ¿Hay algún motivo en particular? ¿Podemos considerar a Marta Green como una Femme Fatale?

 

  • DLH – Casi todas las mujeres que salen en la novela son femmes fatales. Teníamos ganas de que nuestros personajes femeninos fueran fuertes, relevantes, con carácter y el modo que tiene la novela negra clásica de hacerlo es convirtiéndolas en femmes fatales; incluso la mujer de la recepción del gimnasio no se deja avasallar por Ábaco. Todos los personajes femeninos de la novela son de armas tomar y en algunos casos pueden tener incluso más fuerza que el propio protagonista.

 

  • MGB – ¿Mientras la leíamos nos imaginábamos a David Ábaco como Humphrey Bogart, está inspirado en sus roles?

 

  • DLH – Todas nuestras novelas son bastante cinematográficas. Además, no hemos dado muchos detalles acerca de su imagen por el simple motivo de que queremos que el lector se imagine al personaje por si mismo, lo único que ofrecemos es que es un detective/asesor maduro con gabardina, bastante solitario, cínico e irónico y un fumador y un alcohólico empedernido. Cuando el lector lee esto busca en su mente una imagen que se adecue a estos hechos, y en este caso da la casualidad de que les viene a la cabeza el Philip Marlowe y el Sam Spade de Bogart. Son personajes muy arraigados en la mente del lector. Como ya hemos dicho con los paisajes y localizaciones hacemos lo mismo, nosotros te damos varias pinceladas del protagonista y el lector pone el resto.

 

  • MGB – ¿De donde saca Ábaco todo este sentido del humor?

 

  • DLH – Los toques sarcásticos sirven para imprimirle carácter al protagonista. El truco es que la novela no te tenga siempre en el mismo tono, tenemos que hacer que el lector disfrute de diferentes estados de ánimo y tener un personaje que tira de la ironía hace que se rompa un poco la monotonía de la historia. Buscamos llevar al lector a diferentes estados, risa, ansiedad, tensión. Un viaje por la historia que haga que se remuevan de sus lugares de lectura favoritos.

 

  • MGB – Aunque que Ábaco es bastante mujeriego parece tener una fijación particular por Ingrid, ¿algún motivo en especial?

 

  • DLH – En todas nuestras novelas siempre hay un personaje que le hace tilín al protagonista. Suele ser la que más perdida en la vida está, como nuestro protagonista, que se siente como una especie de rescatador de este tipo personas desvalidas y cree que “salvándolas” se salvará a él mismo, cosa que casi nunca sucede. Ábaco necesita sentirse amado ya que su estilo de vida dificulta mucho sus relaciones personales, que siempre acaban mal y no es de extrañar. ¿Quién quiere compartir su vida con un alcohólico, fumador empedernido y que se vuelca en los casos como si no existiera nada más?

 

 

 

  • DLH – Sí, sí que lo está. Cuando estábamos escribiendo la novela teníamos bastante claro que buscábamos hacer un homenaje al género en sí, por lo que tiene bastantes características especificas de la novela negra, y algunas menciones a personajes e instituciones importantes. Tanto la estructura, la forma de contar la historia y sus personajes están rescatados de aquellas novelas de Chandler y Hammett. Los escritores más inspiradores dentro del género negro.

 

  • MGB – Sabemos que el protagonista, David Ábaco, sufre de bastantes problemas psicológicos, entre los que destaca la adicción a diferentes substancias, pero ha habido un momento en la novela en la que reacciona como una persona con PTS (trastorno por estrés post traumático), ¿ha sido espontaneo?

 

  • DLH – A veces esas cosas las entiende más el lector que el escritor, cada uno lo vive y lo experimenta de forma diferente. Él tiene un problema con el mal, es una cosa que le afecta totalmente. Al ser una persona derrotada y al estar cerca de las investigaciones más crueles, se da cuenta de que el mal sigue presente en la mayoría de la sociedad por lo que se busca refugio en el alcohol y el tabaco. Es el mismo motivo por el que le cuestan las relaciones sociales, es una persona que se involucra de manera compulsiva en las investigaciones y si cada vez que surge algo desaparece de la vida social mientras dura el trabajo. Debido a esto, es normal que al final se acabe quedando cada vez más solo. Esto mismo pasa con diferentes personajes que trabajan en la policía, como es el caso del Teniente Porto. Es muy difícil para una pareja estar al lado de un personaje de este tipo. Toda su vida es un estrés post-traumático.

 

  • MGB – ¿Por qué habéis decidido incluir una lista de reproducción especial per a la novela? ¿Cómo la habéis hecho y cómo surgió la idea?

 

  • DLH – Porqué somos muy melómanos. Siempre buscamos una manera de conectar con el lector, y la novela negra está muy ligada al blues y al jazz, si te fijas, los detectives siempre acaban entrando en un momento u otro a un club donde suena jazz o blues, música que expresa una manera de sentir. En un primer momento no lo hicimos pensando en hacer una lista de Spotify, sino que esta vez decidimos darle a los capítulos una banda sonora con el título de un tema en cada uno. Entonces las recopilamos en una playlist y nos pareció una banda sonora espectacular. Nos gustaba como iba quedando según avanzábamos y vimos que si colocábamos las canciones de acuerdo con la acción del capítulo se podían usar como una especie experiencia multimedia. El resultado nos gustó tanto que decidimos incluirlo como parte de la novela. Puedes leer cada capítulo con su tema especifico y es casi como unir el cine y la literatura en una experiencia global.

 

  • MGB – ¿Qué opinas de la novela negra actual?

 

  • DLH – ¡Uuuffff! Llegó la pregunta del charco. En la novela negra actual hay de todo. Es un mundo en el que es bastante complicado entrar y el márquetin funciona  en muchos casos, más que la calidad del libro en sí. Hay muchas cosas a las que se le llama novela negra hoy en día que hace un tiempo no se hubiera considerado así. Hablo de cosas como thrillers, novelas de intriga y de suspense e incluso de novelas policiacas. Todo esto ahora se vende bajo el nombre de novela negra, cuando ya me dirás en que se parecen “Asesinato en el Orient Express” a “The Big Sleep”. Anteriormente, las estanterías estaban más equilibradas. Las editoriales quieren aprovechar la buena prensa que tiene el género negro y si tienen un muerto creen que son eso ya hay suficiente. Muchos lectores ávidos de novela negra en muchas ocasiones se sienten ligeramente engañados. A nosotros nos tachan de canónicos por defender un mínimo para considerar una novela del género, pero es que algunas novelas nos lo ponen muy fácil, porque el género negro ni lo rozan. Pero por suerte tenemos a escritores como Claudio Cerdán, Marto Pariente o Alexis Ravelo con grandes novelas, perfectamente negras. Hay más, pero estos son los que más he disfrutado durante el 2020.

 

  • MGB – ¿Crees que es acertada la consideración de “género menor” que en ocasiones recibe la novela negra?

 

  • DLH – Depende de lo que estés planteando. Si es literariamente, en algunos casos te lo podría aceptar, pero hoy en día hay novelas que tienen una calidad tan alta, que sencillamente no puedes considerarlas menores. Hay un mercado de autores que se andan con florituras y venden mucho más, y esto pasa factura a muchos otros autores.
  • La novela negra es en muchos casos a la literatura como Rambo lo es para el cine. El objetivo de muchas de ellas, en las que incluimos las nuestras, es el de entretener. Eso no quiere decir que eso te da permiso para escribir de cualquier manera. No, hay que respetar a la escritura con unos mínimos estándares de calidad. Siempre decimos que si lo que buscas es literatura con mayúsculas, leas a Antonio Gala. El género negro es otra cosa. Hay una lucha por definir qué es y qué no es la calidad literaria en una de novela, porqué el estilo de escritura es bastante más directo que el resto. Estamos hablando de frases con sujeto, verbo y predicado. Sin mucha parafernalia, ni decorados. La novela negra es para nosotros la búsqueda de lo más oscuro del alma humana y a veces para esto es mejor usar las espinas del tallo que el capullo de la rosa.

 

Aquí nos despedimos, no sin agradecerle el tiempo que me ha dedicado en mi exploración sobre el género negro. Un trabajo que me ha acercado tanto a los clásicos, como a la literatura actual.

 

©Entrevista: Marta Godoy Bordell (estudiante del IES Voltrera), 2021.

Impactos: 115

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies