Entrevista a Susana Rodríguez Lezaun por Beckett & Hawk

Le damos las gracias a Susana Rodríguez Lezaun el tiempo que ha dedicado a esta revista. Susana sin duda es una escritora que ha nacido para hacer de nuestra pasión por la lectura algo especial. Es una mujer que sabe contar sus historias. Una escritora que camina con paso firme por la difícil senda de la literatura. Una artesana de la palabra que ha elegido entre todos los géneros posibles a la novela negra y al thriller… y eso siempre se lo tendremos que agradecer.

 

  • Solo Novela Negra – Creo que la primera pregunta es obvia, pero que marca la línea de un escritor ¿Qué busca Susana Rodríguez Lezaun en la novela negra? ¿Por qué este género?

 

  • Susana Rodríguez Lezaun – Soy una gran lectora de novela negra. Leo a autores de este género de los cinco continentes, y gracias a ella descubro una sociedad y una historia que suele quedar oculta. La novela negra es una crónica social de la realidad en la que se desarrolla la ficción, y eso es algo que siempre me ha fascinado. Además, como periodista, creo que la novela negra es algo parecido a un enorme reportaje, un documental de sucesos con un innegable toque de veracidad que me atrae muchísimo.

 

  • SNN – Carlos Ruiz Zafón dijo: Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece. Me parece una de las grandes frases que describen el sentido de un libro, la magia de la literatura. ¿Cada vez que termina un libro, no le da la sensación de que es un hijo a punto de independizarse, que tiene vida propia, de que su mundo ya no es el mundo del escritor?

 

  • SRL – Es más o menos así, sí; está perfectamente descrito. Cuando la novela sale de mis manos sólo es mía a medias, porque a partir de ese momento inicia su propio camino y se encontrará con todo tipo de gente. Cada persona, cada lector, hará una lectura diferente de la historia, verá a los personajes de una forma determinada, y yo no puedo hacer nada para controlar eso, para guiarles. La novela es suya, la historia y los personajes son suyos. Podríamos decir que mío sólo queda el nombre en la portada. Pero esa es la magia de la literatura, conseguir que los lectores se apropien de una historia o de unos personajes. Yo tengo unos cuantos amigos y familiares ficticios, personajes literarios que han dejado una profunda huella en mí y a los que considero parte de mi historia. Míos son, por ejemplo, Atticus Finch, Pelagiya Nílovna Vlásova, Jean Valjean, Elizabeth Bennet, Aureliano Buendía… ¡Podría seguir indefinidamente!

 

  • SNN – Me sorprende siempre la cantidad de gente que escribe y la poca gente que lee ¿Son malos tiempos para el escritor?

 

  • SRL – Son tiempos complicados, sin duda. Pero quiero dejar claro que escribir es algo más que juntar letras. Eso lo hace cualquiera desde muy temprana edad. Escribir es saber contar una historia, levantar un mundo de la nada, transmitir sensaciones, sentimientos y arañar un poco la mente y el alma del lector. No todo el mundo lo consigue. Por otra parte, yo pertenezco a una generación en la que la lectura era una de las pocas formas de pasar el tiempo en una época con sólo dos canales de televisión, sin videojuegos y por supuesto sin internet. Los libros ahora tienen unos duros competidores, productos de fácil y rápido consumo que apenas requieren esfuerzo o concentración. Pero me niego a tirar la toalla. Siempre quedarán lectores, y para ellos escribimos, claro.

 

  • SNN – Escribió Lewis Carroll “Sé quién era esta mañana cuando me levanté, pero creo que he debido cambiar varias veces desde entonces” Creo que usted tiene en sus alforjas cinco libros. ¿Ha cambiado su forma de escribir, su forma de afrontar las historias, sus recursos literarios? ¿Cada libro es un paso distinto, diferente?

 

  • SRL – Sin duda. He aprendido mucho en este camino. He escuchado a quien sabe de libros y literatura, he seguido leyendo y he ido puliendo mi estilo y mi gusto. Creo que cada una de mis novelas es un paso adelante, una evolución lógica hasta llegar a Bajo la piel. Desde luego, esto no significa que haya llegado a la meta, me queda mucho por aprender y evolucionar, o al menos eso espero. Me encanta este camino, no tengo ninguna prisa por llegar al final.

 

“Como periodista, creo que la novela negra es algo parecido a un enorme reportaje, un documental de sucesos con un innegable toque de veracidad que me atrae muchísimo”

 

  • SNN – Su último libro es “Bajo la piel” editado por HarperCollins. Una gran editorial. ¿Cómo se lleva usted con las editoriales? Sea sincera.

 

  • SRL – Sinceramente, mi relación con las dos editoriales que ahora mismo publican mis libros no puede ser mejor. Empecé con Penguin Ramdon House, una gran editorial que me acogió e hizo realidad mi sueño de convertirme en escritora. Ahora, HarperCollins está volcada con “Bajo la piel”, como antes lo estuvo con “Una bala con mi nombre”. Detrás de toda editorial hay personas, y las que yo me he encontrado hasta ahora son fantásticas.

 

  • SNN – “Bajo la piel” El primer caso de Marcela Pieldelobo. Un nombre con muchas intenciones, que deja ver muchas cosas conociendo la historia de la protagonista. Háblenos de ella.

 

  • SRL – Marcela Pieldelobo es inspectora de la Policía Nacional. Lleva diez de sus treinta y cinco años destinada en Pamplona, aunque ella es natural de Biescas, un pueblo del pirineo oscense. No es fácil tratar con ella. No fue una adolescente tranquila ni es una adulta convencional. En ocasiones, su visión de la vida y de la justicia choca con la justicia misma. Le cuesta entender ciertas órdenes y le molestan muchísimo las interferencias externas. A nivel personal, está divorciada y mantiene una relación sentimental con un inspector de la Policía Foral, el cuerpo autonómico de Navarra. Damen no siempre está de acuerdo con ella ni con su forma de actuar, y mucho menos con el estilo de vida que lleva en ocasiones, pero reconoce que no le gustaría si fuera de otra forma. Marcela tiene una casa en Zugarramurdi, un pequeño pueblo del norte de Navarra, en la frontera con Francia. Allí descansa, pasea, se siente en paz y se encuentra con Antón, un joven muy especial.

 

  • SNN – ¿Marcela Pieldelobo ha venido para quedarse?

 

  • SRL – ¡Eso espero! Mi intención es seguir escribiendo con ella como protagonista. Mientras el personaje tenga recorrido y algo que contar, mientras le resulte atractivo al lector, seguirá adelante. No me lo planteo como una trilogía, o cuatro, diez o veinte novelas. Mientras Marcela sea un personaje con recorrido, estará conmigo. Lo que nunca haré será estirar su presencia en novelas sin sentido.

 

  • SNN – Me gusta el título de su última novela “Bajo la piel”. Yo creo que la piel es la frontera entre lo que somos y lo que nunca seremos. Lo que somos está sin duda bajo la piel. ¿Qué podemos encontrar al traspasar la piel de su libro? Convenza al lector.

 

  • SRL – La piel está muy presente en la novela, lo que hay sobre ella y lo que se esconde debajo, la verdadera esencia de cada persona. Marcela vive una lucha constante entre lo que debe hacer y lo que quiere hacer, una pelea que la convierte en una mujer complicada, con sus buenos y malos momentos, con sus dudas y sus decisiones, no siempre acertadas. Como la vida misma, en resumen. Bajo la piel están también las pulsiones de ciertas personas que deciden aprovecharse de su situación privilegiada en la sociedad para conseguir más y más poder, más dinero, más influencia, y están dispuestos a todo para mantenerse en lo más alto. Moverán sus hilos, presionarán a los que están debajo e intentarán frenar la investigación de la inspectora Pieldelobo. Bajo la piel están también los verdaderos sentimientos, los que no se comparten con nadie por miedo, por pudor. Todo lo que está bajo la piel queda ante los ojos del lector en esta novela. Espero haberlos convencido…

 

  • SNN – Me gusta la novela negra porque detrás de sus historias siempre hay una moral y una ética que acaban imponiéndose. Siempre entre tanta oscuridad nace un poco de luz. Casi siempre hay justicia, aunque no se respeten las leyes. ¿Marcela Pieldelobo es justicia o es Ley?

 

  • SRL – Marcela es complicada. Como policía, está obligada a acatar y defender la ley, pero a veces le cuesta quedarse parada mientras esa misma ley que ella defiende le impide impartir justicia. La ley le cierra una puerta, pero ella sabe cómo abrirla, así que avanza. No teme las consecuencias, aunque veremos qué ocurre con lo que se deriva de sus actos. Ella quiere ser justicia cumpliendo la ley, y de verdad que lo intenta, pero a veces…

 

  • SNN – En nuestra revista siempre acabamos nuestras entrevistas pidiendo al entrevistado que nos deje una frase. ¿Qué frase nos dejaría usted para recordar?

 

  • SRL – Hay una frase en “Matar a un ruiseñor”, de Harper Lee, que podría aplicarse a Marcela Pieldelobo:

 

  • “Eres valiente cuando sabes que estás vencido y de todos modos sigues adelante, pase lo que pase”.

 

Gracias Susana por dedicarnos algo de tu tiempo durante la vorágine que supone acompañar en sus inicios a una nueva novela.

 

©Entrevista: Beckett & Hawk, 2021.

Impactos: 172

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies