Entrevista a Pepe Müller, EL VINO DEL ALQUIMISTA

¿La pasión del personaje principal, Víctor Morell, por la enología, es una pasión personal también del escritor de esta novela?

Pepe Müller es un gran aficionado a la enología y a los vinos, pero no llega al nivel de Víctor Morell, para el que es una auténtica pasión y, de hecho, su modus vivendi.

¿Es el mundo de la enología una alquimia?

Uno de los objetivos principales de los alquimistas era la piedra filosofal, que pudiese convertir en oro cualquier objeto. La enología transforma un producto natural, la uva, en un producto que bien puede considerarse un tesoro. Además, en muchos casos hay variables que se escapan del control humano y es lo que hace tan apasionante esta ciencia.

¿Qué podemos esperar de Víctor Morell?

Víctor es una persona que se ha ido acomodando con los años. Su trabajo le gusta y la enología es su pasión, pero puede considerarse un diamante sin pulir. Víctor es muy culto, curioso y aventurero. Durante la novela irá abriéndose a estas nuevas facetas de su esencia, abandonando la rutina en la que se había instalado desde hacía años.

Usted es licenciado en Ingeniería Química. ¿Qué ha aportado la ingeniería química a esta novela?

Aunque mi título universitario es “ingeniero químico IQS”, en el fondo soy químico orgánico, y muchos enólogos vienen de la química. Los procesos de transformación de uva en vino son eminentemente químicos y los describo de un modo superficial en la novela.

La historia y la arquitectura están presentes a lo largo del libro. Scala Dei es un escenario importante, cuéntenos, ¿por qué?

La historia, junto a los libros y la música, es una de mis grandes pasiones. Siempre quise ser arqueólogo, pero opté por una carrera técnica por las salidas profesionales. La novela está muy documentada en temas históricos y descripciones de ciudades y edificios. En el caso de Scala Dei, visité la cartuja hace muchos años, cuando realmente era una ruina y no había ni control de entrada. El impacto que me produjo aquella visita ha permanecido en mi memoria y ha sido uno de los elementos que han impulsado esta novela y su trama.

¿Qué importancia tiene el personaje de Sofía en esta historia?

Sofía es un personaje muy importante en varios aspectos. Desde el punto de vista del avance en la búsqueda de la botella, colabora decisivamente en varios momentos. Es muy inteligente y conoce bien los diferentes elementos clave en la novela, como la Hermandad Sarmoung o los entresijos del laboratorio Abbey.

Por otra parte, tiene un rol muy destacado en la evolución de Víctor como personaje. El sumiller se siente atraído por ella y seguirla le es un estímulo para vencer sus temores o ansiedad y aportar una vertiente incluso romántica a su personalidad y a la novela en sí.

¿Cuál es el mensaje principal que quiere transmitir al lector?

Mi primer objetivo al escribir esta novela ha sido siempre que el lector pueda disfrutar de unas cuantas horas de lectura entretenida y emocionante.

Dicho esto, para mí es importante transmitir el mensaje de que hay que trabajar para liberarse de la personalidad que nos ha impuesto nuestro entorno. La evolución de Víctor, aunque en un corto período de tiempo, pretende ejemplificar las enseñanzas del Cuarto Camino de Gurdjieff.

Finalmente, me gustaría despertar el interés por la enología y los vinos en los lectores. Considero que es una parte muy importante y bonita de la cultura mediterránea y del amor a la naturaleza y la tierra.

 

©Entrevista: Bibiana Ripoll, 2024.

Visitas: 49

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies