‘Em necessites, amor’- Mini relato bilingüe

Con ‘Em necessites, amor’ (‘Me necesitas, amor’) la escritora Graziella Moreno nos presenta un mini relato bilingüe con trasfondo futbolero, marcado por perentorias necesidades.

EM NECESSITES, AMOR

Observo el saló mentre el meu cervell processa tots els detalls de l´escena. Els cossos de la Maria i l´Antoni, cadascú al seu silló, oberts en canal, amb els budells fora. La policia pensarà que ha estat l´obra d´un boig, d´un auténtic depredador. No he comès cap error, no hi han emprentes que delatin la meva presència. He estat prou llest com per planejar aquest doble assassinat a l´hora d´inici del partit Barça-Madrid, un dissabte a les nou de la nit. Tothom està pendent del televisor o hi son al camp de futbol per veure-ho en directe. Ningú vol escoltar o veure un altra cosa que no sigui la pilota en moviment.

Només hi ha hagut un imprevist. No podia saber que la Laia, la néta de la Maria i de l´Antoni es presentaria a casa seva. He tingut que matar-la també, clavant-li el ganivet a l´esquena, quan ha entrat. Llàstima, només tenia setze anys i no estava previst en el pla inicial. Però així es la vida.

Surto amb cura i tanco la porta. Baixo l´escala sense fer soroll amb les meves sabates de sola de goma. He fet bé de no portar el mòbil per evitar que la policia pugui esbrinar que he estat aquí. Quan demà descobreixin els cadàvers i surti la notícia als diaris, trucarè a la Marina, el meu amor, la filla de la Maria i de l´Antoni, la mare de la Laia, per expresar-li el meu horror per aquesta espantosa notícia. Per tornar a ser la seva parella. Per consolar-la com es mereix després d´haver perdut als seus pares i a la seva única filla en un triple assassinat. Perquè em necessita.

Encara no ho saps, però em  necessites, amor.

ME NECESITAS, AMOR

Observo el salón mientras mi cerebro procesa todos los detalles de la escena. Los cuerpos de María y de Antonio, cada uno en su sillón, abiertos en canal, con los intestinos fuera. La policía pensará que es obra de un loco, un auténtico depredador. No he cometido ningún error, ni hay huellas que delaten mi presencia. He sido lo bastante listo como para planear ese doble asesinato a la hora justa en que la empezaba el partido Barça-Madrid, un sábado a las nueve de la noche. Todos están pendientes del televisor o en el campo de fútbol viéndolo en directo. Nadie quiere escuchar o ver otra cosa que no sea la pelota en movimiento.

Solo ha habido un imprevisto. Era imposible saber que Laia, la nieta de María y Antonio, se presentaría en su casa. He tenido que matarla también, acuchillándola por la espalda cuando ha entrado. Lástima, solo tenía dieciséis años y no estaba en el plan inicial. Pero así es la vida.

Salgo con cuidado y cierro la puerta. Bajo la escalera sin hacer ruido con mis zapatos de suela de goma. He hecho bien en no llevar el móvil para evitar que la policía averigüe que he estado aquí. Cuando mañana descubran los cadáveres y salga la noticia en los periódicos, llamaré a Marina, a mi amor, la hija de María y Antonio y la madre de Tina, para expresarle mi horror por esa espantosa noticia. Para volver a ser su pareja. Para consolarla como se merece después de perder a sus padres y a su única hija en un triple asesinato. Porque ella me necesita.

Todavía no lo sabes, pero me necesitas, amor.

Texto: © Graziella Moreno, 2018.

Impactos: 63

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies