El perruquer de Bayreuth- Mini relato bilingüe

Retomamos la sección de mini relatos bilingües con ‘El perruquer de Bayreuth’ (‘El peluquero de Bayreuth’), de Yolanda Gil Jaca

EL PERRUQUER DE BAYREUTH

Cada matí passa corrents. Em demano què és el que em crida tant l’atenció d’ella. No se sembla a cap dona que m’hagi agradat abans. I, sobretot, porta els cabells curts i això és un problema.

Sí, un problema. Jo sempre he buscat dones de cabells llargs, que poguessin fer-se cua. M’apassionava acariciar els seus cabells, enredar en ells els dits, olorar-los… Va ser per això que vaig acabar aquí, amb aquesta vida de sense sostre. Em van anomenar el perruquer de Bayreuth. Vaig haver d’escapar, és clar. A casa meva van trobar les cues de totes elles. Sí, quan una m’agradava, el desig em deia que l’agafés, que fes meus aquells cabells, que no els deixés escapar. I els prenia, tallava la cua i em desfeia de la resta. Que no quedés cap rastre. Les cues eren el meu trofeu, el meu tresor, cadascuna la guardava en un pot de vidre, per olorar-les una vegada darrere l’altra, per passar-me els cabells per la cara, per tocar de nou l’èxtasi amb la punta dels dits, per tornar a viure el plaer que havia sentit la primera vegada que vaig tocar-los. Però mai era el mateix que quan els havia tallat. A poc a poc perdien la seva essència. Era descoratjador. Em sentia buit i allò m’empenyia a buscar nous cabells. Mai vaig comptar quantes cues hi havia. Durant la meva fugida vaig llegir de passada a França que la policia deia que divuit. Crec que exageraven.

Potser és l’edat, he madurat i he canviat gust. Sé que la desitjo. El que no sé és on la portaré, no tinc casa, ni quin serà el trofeu que em portaré ni com el guardaré.

EL PELUQUERO DE BAYREUTH

Cada mañana pasa corriendo. Me pregunto qué me llama tanto la atención de ella. No se parece a ninguna mujer que me haya gustado antes. Y, sobre todo, tiene el pelo corto y eso es un problema.

Sí, un problema. Siempre he buscado mujeres de pelo largo, que pudieran hacerse coleta. Me apasionaba acariciar su cabello, enredar en él los dedos, olerlo… Por eso terminé aquí, con esta vida de sintecho. Me bautizaron como el peluquero de Bayreuth. Tuve que huir, claro. En casa encontraron las coletas de todas. Sí, cuando una me gustaba, el deseo me decía que la cogiera, que hiciera míos aquellos cabellos, que no los dejase escapar. Y los cogía, cortaba la coleta y me deshacía del resto. Que no quedara ni rastro. Las coletas eran mi trofeo, mi tesoro, cada una la guardaba en un bote de vidrio, para olerla una y otra vez, para pasarme el cabello por la cara, para tocar de nuevo el éxtasis con la punta de los dedos, para volver a vivir el placer que había sentido la primera vez que los había tocado. Pero ya no era lo mismo que cuando los cortaba. Poco a poco perdían su esencia. Era descorazonador. Me sentía vacío y eso me empujaba a buscar nuevos cabellos. Nunca conté cuantas coletas tenía. Durante mi fuga leí de pasada en Francia que la policía decía que dieciocho. Creo que exageraban.

Quizás sea la edad, he madurado y me ha cambiado el gusto. Sé que la deseo. Lo que no sé es dónde la llevaré, no tengo casa, ni cuál será el trofeo que me llevaré ni cómo lo guardaré.

Texto: © Yolanda Gil Jaca, 2018.

Impactos: 71

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies