El cliente nunca tiene la razón

 

EL CLIENTE NUNCA TIENE LA RAZÓN  por Marian Peyró Jiménez

 

Lo que se había hecho esa mujer en la cabeza era un auténtico crimen. Se levantó trabajosamente, su cara transida de satisfacción por el resultado que reflejaba el espejo. Miré fijamente ese pelo color pollito semejante a un platillo cardado despegado del cráneo un palmo todo alrededor, gracias al poder antigravedad de litros de laca. Una cara flácida, con el maquillaje aplicado a pegotes, era la yema del huevo frito. “Es una vieja diva”, susurró, explicativa, mi peluquera. Un día después, en el tanatorio, bajé la cremallera del fardo negro que mandaba el Anatómico Forense con la etiqueta en la que figuraba el dictamen: Muerte por inhalación prolongada de gases tóxicos, y la reconocí inmediatamente.

—Será facilito — asumió precipitadamente mi ayudante a la vista de tan prometedora conclusión.

Después, todos dijeron que parecía quince años más joven. Es reconfortante que un velatorio resulte tan bien. Definitivamente, la tanatoestética da muchas alegrías.

Del Texto © Marian Peyró Jiménez  – Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados

Visitas: 67

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies