Y ENTONCES NO QUEDÓ NINGUNO por Ana Arroyo

Diez negritos se fueron a cenar;

uno se asfixió y quedaron nueve.

Nueve negritos estuvieron despiertos hasta muy tarde;

uno se durmió y quedaron ocho…

 

Seguro que a casi todos nos suenan estas letras. Y seguro que casi todos hemos leído esta gran obra de la escritora Agatha Christie.  Publicada en 1939, “Diez negritos” es una de las diez novelas más vendidas del mundo y hoy os voy a dejar aquí algunas curiosidades relacionadas con ella:

– El 6 de noviembre de este año hará la friolera de 80 años que la ya desaparecida editorial Crime Collins Club publicó en Reino Unido la que es considerada todo un referente de la novela negra.

– La historia toma como eje central un poema anónimo y canción infantil titulado “Ten little nigers”, el cual por motivos de discriminación fue sustituido por “Ten little indians”, pero como acababan tropezando con la misma piedra, finalmente acabó siendo su título “Ten little soldiers”.

– En cuanto al título del libro, también hubo su controversia, puesto que mientras para su edición inglesa es Ten little nigers en su primera edición para Estados Unidos pasó a ser And then where were none (Y entonces no quedó ninguno).

– Tiene la particularidad de que es la única novela de misterio de Agatha Christie que no tiene ningún detective: ni Miss Marple, ni Hercules Poirot; el detective debe ser el propio lector y es él quien ha de llegar a la deducción de quién es el asesino, eso sí, quienes la conocemos sabemos que ella se guardaba siempre un as debajo de la manga.

– Como sabéis la trama de este libro se desarrolla en un ficticio lugar llamado Isla del Negro. Este lugar se encuentra inspirado en la real Isla de Burgh, en la costa de Devon (Inglaterra) y es precisamente ahí donde parece ser que Agatha Christie escribió la novela. Se da la circunstancia de que en esta isla cuando la marea baja se puede llegar caminando hasta el pueblo más cercano, pero cuando sube se queda absolutamente aislada. Sí, solo se puede entrar o salir de allí en barco. Es más, si se produce una tormenta ni siquiera se puede acceder en ninguna embarcación.

– En la novela, la víctima número 1 Jeremy Marston muere envenenado después de haber bebido vino con cianuro, la victima número 2 Ethel Rogers muere por sobredosis de somníferos y la víctima número 5 Emily Brent muere envenenada habiéndole inyectado cianuro. Y es que, sin duda, una de las mayores influencias que tuvo en su infancia Agatha Christie fue su trabajo como enfermera. Ahí aprendió todos los secretos de la toxicología, aprendió las dosis necesarias para los envenenamientos, conoció a fondo todos los venenos, estuvo en constante contacto con sus síntomas y consecuencias… En fin, que Agatha Christie acabó por ser una experta en el mundo de los venenos. Y, por supuesto, estos conocimientos los aplicó muchísimas veces en sus novelas, en numerosos asesinatos.

– Como último deciros que desde que en 1945 se realizase la primera adaptación cinematográfica hasta el día de hoy ya van más de una decena, sin contar con la realización de miniseries y obras de teatro.

¿Verdad que después de estas curiosidades apetece volverla a leer?

 

Artículo:©Ana Arroyo. 2019.

 

 

cine teca

Impactos: 109

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies