Palabras tajantes

Palabras tajantes por Valeria Correa Fiz

Como todas las mañanas, la mano derecha de Eva sostiene la navaja que afeita al hombre inmóvil. La cara se va llenando de espuma hasta hacerlo invisible. Hay un instante de más, un segundo exagerado en el que los ojos sumisos se preguntan hasta cuándo. Por toda respuesta, tiembla la mano y brilla el filo de la navaja que barre la espuma. Se detiene en la boca y zigzaguea en el cuello. El agua fría contra los restos de espuma anuncia el fin de la tarea. La toalla le devuelve la cara al hombre.

Cada mañana, mientras él desayuna por una cánula, Eva se mira en el espejo. Hace una pregunta a la que es ella: ¿hasta cuándo?. Extiende la mano y acaricia su retrato. Nunca se responde: la navaja, con el corazón metálico de arma, late con fuerza y ella la esconde con el temblor de siempre antes de que le insinúe con palabras tajantes el corte.

Del Texto ©  Valeria Correa Fiz  – Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados

Visitas: 41

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies