John Connolly, la saga Charlie Parker, un camino sin retorno por Beckett & Hawk

La primera vez que cogí un libro de John Connolly no tardé más de 20 páginas en comprender que estaba ante algo especial. Llevo muchos años leyendo novela negra, deslizándome por ese tobogán maldito por el cual nos dejamos caer sin saber nunca donde vamos a ir a parar, y puedo asegurar que desde que empecé a leer a Connolly descubrí un nuevo mundo, una manera diferente de escribir novela negra, una manera diferente de enfrentarse a un género que empezaba a darme síntomas de cansancio. Porque Connolly me devolvió la confianza que necesitaba, me puso la carne de gallina y abrió aquellos cajones que ya estaban cerrados.

No eran esas historias casi parasicológicas donde se mezclaban realidades de este y del otro mundo, no eran esos personajes casi mitológicos llenos de aristas profundas, ni tan siquiera su visión de la vida. Era sin duda su forma de volcar su alma de escritor sobre las hojas en blanco, era su forma de escribir, su forma de contar, su manera de unir en un texto lo sublime con lo maravilloso. Era esa sensación que uno tiene al gritar “Dios, pero qué bueno que es este tipo”. Porque Connolly es bueno, muy bueno, es uno de esos escritores que rezuman novela negra, de esa que te hacen recordar a los grandes clásicos, a los grandes escritores de siempre, a aquellos que el tiempo nunca dejará en el olvido.

Y como no hablar de Charlie Parker, un personaje que he aprendido a adorarlo, un personaje que por sí solo es capaz de dar sentido a todo un libro. Un personaje oscuro, difícil pero extraordinario. Un alma perdida para siempre, un campo de batalla donde el mal y el bien se enfrentan en una lucha sin igual, un Quijote de novela negra que hace resurgir la esencia misma de la naturaleza humana. Es uno de esos personajes que te arrastra hasta el infierno y te eleva a los cielos, es uno de esos personajes que envidias hasta la extenuación y que maldices no haberlo creado. Pero en ese camino de autodestrucción, Parker no está solo, a su lado caminan dos seres incomparables, dos personajes de enjundia: Ángel y Louis, dos pistoleros que saben lo que significa la amistad, y que no dudan en utilizar la violencia si así se lo exige el guion. Pero así es la vida, el olimpo siempre está destinado para los grandes, y uno de los grandes es John Connolly.

La serie Charlie Parker empieza con su libro “Todo lo que muere”, por eso deja todo lo que estés leyendo y vuelca tu mirada en este libro. Seguro que no te dejará indiferente, quizás encuentres la diferencia entre lo normal y lo sublime. Quizás algún día agradezcas a esta revista este consejo. Porque nosotros, al igual que tú estimado lector, estamos malditos de novela negra y siempre encontraremos un oscuro garito donde podamos contar nuestras historias, aquellas que siempre nacen de un buen libro.

 

© Artículo: Beckett & Hawk

 

Impactos: 233

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies