Feliz cumpleaños


Notice: Trying to get property 'post_excerpt' of non-object in /home/solonovelanegraa/public_html/wp-content/themes/covernews-pro/inc/hooks/blocks/block-post-header.php on line 42

SONIA CHOCRÓN| Venezuela

Feliz cumpleaños

Ya no hay fronteras, me digo. No hay etiquetas en la literatura. Las fronteras entre cuento, novela, drama, crónica, van desapareciendo o a quizás han desaparecido por completo y yo, que vivo en Venezuela, a lo mejor no me he dado cuenta.

Pero Lo compruebo fehacientemente cuando leo este relato/ novela/ o pieza teatral de Inés Muñoz Aguirre, Feliz Cumpleaños. La leo y la releo y me siento a medio camino entre la novela Misery, de Stephen King, La ratonera, el play de Agatha Christie o en la película de Buñuel, El discreto encanto de la burguesía, en la que un grupo de personas están atrapadas en un espacio exterior pero también en el espacio íntimo.

Porque en efecto, este texto de Inés puede encajar en cualquiera de las tres definiciones, en cualquiera de esos tres lenguajes narrativos. A lo mejor la protagonista de Feliz Cumpleaños podría parecerse a la Annie Wilkes de King, esa fan número uno que secuestra a un autor accidentado y lo tortura porque no está de acuerdo con la muerte que el escritor ha decidido darle a su personaje favorito.

Aunque Feliz Cumpleaños puede ser también una pieza teatral donde todo ocurre detrás de la cuarta pared, como en la Ratonera. O como en la Ventana indiscreta de Hitchcock.

Y aunque no revelaré la trama aquí, les adelanto un abreboca: Inés ha bordado a una mujer llamada Vera que asusta tanto o más que la Kathy Bates de Stephen King.

Feliz Cumpleaños es una historia que se va desvelando a sí misma poco a poco, a través de sus personajes llevados al límite. Un relato que se va descubriendo como quien descorre una secuencia de velos, uno tras otro para llegar al meollo. Y pillamos paulatinamente quiénes son esos seres encadenados, por qué están allí, y qué los ata a sus pares y a ellos mismos, a sus propias miserias.

Leemos y nos quedamos al borde de un precipicio deseando conocer el final; enganchados en el miedo a la fatalidad que se vislumbra invariable, como en todo buen cuento de suspenso y horror y muerte.

Pero si queremos ir aún más allá de la anécdota que narra, Feliz cumpleaños es justamente lo contrario a su nombre: es una celebración letal; es un poco el espejo de lo que venimos siendo: una pequeña aldea irracional, muy violenta, peor aún, gratuitamente violenta, y ávida de venganzas inútiles.

Un círculo casi cerrado donde cada quien se mueve por distintas y personalísimas pasiones, prejuicios, mentiras; incluso motivados por falacias. Y donde además, los sentimientos, como en cualquier psicópatía clásica, han desaparecido casi por completo. Cualquier ternura, cualquier asomo de compasión puede convertirlo a uno mismo en víctima después de haber sido victimario.

No es poca cosa. No es poco este eco de los tiempos que corren en la Venezuela que nos ha tocado.

Esto es ficción. Es cierto. Pero también es reflejo, tragedia, pesadilla.

Y por fortuna tendrá un final justo.

Texto © Sonia Chocrón– Todos los derechos reservados

Publicación © Solo Novela Negra– Todos los derechos reservados

Impactos: 39

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies