Entrevista a Silvia Barrera por Beckett & Hawk

Es Inspectora de la Policía Nacional. Ha trabajado para el Ministerio de Defensa y el Ministerio del Interior durante 20 años.

Le apasionan la investigación y el mundo ciber y siempre ha intentado mantener su vida laboral en estos dos campos.

Durante diez años trabajó en la persecución del cibercrimen en la Policia Nacional y ha participado y dirigido en numerosas ocasiones grupos de trabajo internacional en EUROPOL e INTERPOL en materia de cibercrimen y ciberinvestigación.

Fuente: Silvia Barrera

Solo Novela Negra – Has dicho en alguna ocasión que no lees novela negra ¿es cierto? No acabamos de creerlo.

Silvia Barrera – Siento no poder desmitificar esta afirmación, es cierta. He vivido con mucha intensidad mi etapa policial y parte de mi tiempo libre lo he pasado rodeada de policías que también cuentan sus historias de maderos. ¡Too much! Si que leo las novelas que escriben mis compañeros o conocidos. ¿Motivo por el que no leo novela negra? Porque no lo disfruto como cualquier otro lector. Me paso la obra entera tratando de anticipar el siguiente paso y capítulo, lo veo como parte de mi formación profesional y no como un motivo de desconexión. ¿Es de locas? Podría, pero prefiero otros géneros.

Un amigo mío escritor me dice que los polis tenemos mucha suerte de haber vivido historias que no necesitamos imaginar y lleva razón. Os aseguro que, como podéis leer en Instinto y Pólvora, la realidad no le tiene nada que envidiar a la ficción.

He vivido con mucha intensidad mi etapa policial y parte de mi tiempo libre lo he pasado rodeada de policías que también cuentan sus historias de maderos. ¡Too much!

 

SNN – Hay una tradición muy consolidada de escritores – policías ¿Qué te ha motivado a escribir y explicar tus experiencias como policía?

SB – Planeta me lo planteó. En ese momento creí morir de la alegría. ¡Era mi sueño! Luego vienen los miedos y los nervios como “no voy a estar a la altura, etc.” . También pensé que tendría que exponerme a nivel personal públicamente y fue duro. Empecé siendo más conservadora con las historias, fría, estaba cohibida. Después pensé: “¡Qué leches! Es tu obra, es tu vida, solo tú decides cómo contarla. Volví a empezar y rehíce todo lo que ya había escrito y entonces, la persona de mi confianza que me leía me dijo: “ahora sí eres tú, en estado puro”. Y empecé a abrir mi corazón y traspasar barreras emocionales. Fue todo un proceso de maduración personal y una excusa, también, para cambiar de etapa profesional. Sí, lo hice como una terapia. De hecho, ya lo comenté en alguna ocasión, me emocioné al recordar algunos episodios personales en los que nunca me paré a reflexionar.

Las experiencias que narro, algunas envueltas en un tono humorístico e irónico, muy propio de mí, son muy duras. Te marcan de por vida. Necesitaba pararme a recordar, necesitaba contarlo. Y sabría que mi historia personal podría ayudar a mucha gente también, sobre todo a las mujeres, a cruzar determinados miedos. Más de alguna se sentirá identificada.

Empecé siendo más conservadora con las historias, fría, estaba cohibida. Después pensé: “¡Qué leches! Es tu obra, es tu vida, solo tú decides cómo contarla.

 

SNN -¿En estos momentos te sientes más escritora o policía?

SB – Escritora nací, policía me hice, hasta el punto que en este último año que he estado de excedencia, soñaba con mi profesión y me angustiaba por no seguir en ella. Aunque no me lo preguntéis, si tuviera que elegir, sería escritora. Fue lo primero que le dije a mi madre que quería ser con catorce años.

SNN -¿El oficio de escribir se ha convertido para ti en una experiencia, en una necesidad o en una terapia?

SB – Comenzó siendo una experiencia, se convirtió en una necesidad y ha acabado siendo la terapia que es.

SNN -¿Qué te ha aportado a tu vida?

SB – Una forma de evasión, muchos momentos increíbles y el poder comprobar que los sueños de niña se cumplen. También la gente me escribe o me sorprende con unas palabras para decirme lo mucho que les has ayudado y emocionado con tus obras. Es lo más bonito que te puede ocurrir.

SNN – Sabiendo que tus libros tienen un fundamento autobiográfico ¿no te gustaría escribir una novela negra o el guion de una película?

SB – Por supuesto. Tengo dos novelas a medias, una negra- sí, he dicho negra- y otra de terror. Os aseguro que me es más trepidante contar historias ficticias y decidir qué destino y trama quieres darle a tus personajes pero creo que antes de ello (porque no me da la vida para más), tengo un compromiso conmigo misma y social, por eso escribo temas autobiográficos y artículos divulgativos. Creo que mi experiencia puede ayudar a muchas personas y sirve de documentación para otras. Por eso lo hago. No hay otro motivo.

Pero tengo muchas ganas de escribir ficción. Mi mente y mi imaginación son inagotables y ¡Quién sabe si esta faceta gustará más en un futuro!

Guiones de series y películas… me moriría por hacerlo. Soy cinéfila y “seriéfila” enfermiza. Según engullo las tramas, pienso en el siguiente paso, en el siguiente capítulo, en las posibilidades del guión, en los giros sorprendentes que se sacan de la chistera en algunas series y me divierto con ello. Cuando veo pelis o series, siempre pienso en cuánto se deben de divertir los guionistas, desgañitarse los sesos pensando en la trama y cómo se deben de sentir dando vida a unos personajes que emocionan, entretienen, enganchan. Debe ser trepidante aunque también una gran responsabilidad que con la presión no se debe ver igual, por supuesto.

Escribí algún guión en la intimidad, como diría alguno. De hecho, en Planeta me llegaron a sugerir que quizás, Instinto y Pólvora podría servir para el guión de una serie, pero ese sueño no se cumplió, demasiado bonito. Aun así, pienso que es una buena historia y que la serie daría mucho juego.

Guiones de series y películas… me moriría por hacerlo. Soy cinéfila y “seriéfila” enfermiza.

SNN -¿Qué pueden encontrar los lectores de novela negra en un libro como “Instinto y pólvora”?

SB – La vida de una mujer luchadora que, con una mano delante y otra detrás y sin saber qué hacer con su vida, se embarca en un mundo militar, policial, predominantemente masculino y acaba trabajando en ciberseguridad. Se plantea unas metas difíciles que llega a cumplir, sin otra carta de presentación que el sacrificio personal y el esfuerzo. Es la definición de la vida misma. En cómo afronta las adversidades iniciales con ingenuidad y cómo se va endureciendo con la vida policial. Donde te imaginas estar y hasta dónde llegas, sin ficción. Hay muchos jóvenes que me han escrito y me han dicho que después de leer el libro, creen que sus sueños no son ambiciosos y que pueden hacerse realidad.

Se quitan ese miedo al “enchufismo”, al nepotismo y ven que hay sitio para la meritocracia, aunque sea por el camino largo y tortuoso, pero lo hay.

SNN -¿Cómo es Silvia en su faceta de lectora?

SB – De las que tienen tres libros en la mesilla de noche, uno en cada cuarto de baño – espero que no suene muy vulgar- y estanterías llenas de ellos de todos los géneros en el despacho, el salón, armarios o el bolso de mano. Una lectora ávida que lo necesita para vivir, que lee mucho todos los días para documentarse en sus clases, escribir y para estudiar materia relacionada con mi trabajo. Tengo una capacidad lectora muy grande y leo muy rápido. Me guardo mis libros preferidos para saborearlos en verano o vacaciones como corresponde. Soy de las que si no se engancha en un principio, lo deja sin leer, el tiempo es demasiado valioso. Antes era más exigente, ahora leo hasta la página 100. Si no siento esa necesidad de continuar, va a la estantería.

SNN – Háblanos de tus proyectos futuros.

SB – Volver a la función pública, seguir con mis clases y mi labor de concienciación como escritora.

SNN – En la revista tenemos un hashtag que es #SNNFrasesnegras, ¿Nos regalas una?

SB – Os dejo una afirmación para la que no hay explicación científica pero sí evidencia empírica y que ya he tenido la ocasión de experimentar durante mi etapa profesional: “En la ficción, el mal siempre encuentra una explicación. En la vida real, se reencarna en atrocidades que son, de por sí, un argumento más, únicamente propio del ser humano”.

SNN – Queremos agradecerte, tu tiempo, tu amabilidad y tu disposición a la entrevista. Esperamos que sigas en el sendero de la escritora, ese sendero que da más que quita.

También queremos extender el agradecimiento a los organizadores de la semana negra de Ontinyent por ponernos en contacto con la autora.

Página de Silvia Barrera

Entrevista: © Daniel L. Hawk, 2019.

Director de la revista solo novela negra
Co-autor de la novela Perdición – El Asesino de la Polaroid. PGEdiciones

Redacción: © J. A. Beckett, 2019.

Redactor jefe de la revista solo novela negra
Co-autor de la novela Perdición – El Asesino de la Polaroid. PGEdiciones

 

 

Impactos: 196

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies