Entrevista a Carlos Augusto Casas

El escritor Carlos Augusto Casas nos habla de ‘Ya no quedan junglas adonde regresar’, en una entrevista con Jesús Zaplana García.

El año 2018 será difícil de olvidar para Carlos Augusto Casas. Tras la publicación de su novela ‘Ya no quedan junglas adonde regresar’ (M.A.R EDITOR, 2017), el autor madrileño no ha hecho sino recoger galardones: al VI Premio Wilkie Collins de Novela Negra le han seguido los de Morella Negra, Novepol y Tenerife Noir. Y puede que la cuenta siga aumentando. Pocas horas después de un agradable encuentro en la Feria del Libro de Madrid, proponemos a Carlos esta breve entrevista.

 

P. ¿Qué junglas son en tu opinión más peligrosas: las tradicionales o las de hormigón y asfalto que recreas en tu novela?

R. Las de hormigón, sin duda. Las tradicionales se rigen por las leyes de la naturaleza, inamovibles y conocidas. En las de hormigón la ley es solo un instrumento para mantener a los pobres y a los tontos lejos de la propiedad privada.

P. ¿De dónde partió la idea de un anciano y una prostituta como arranque de la historia?

R. De la realidad. Yo trabajaba en la Gran Vía de Madrid y todas las mañanas salía del metro por la calle Montera. Me fijé en que la mayoría de clientes de las prostitutas a esa hora eran hombres de la tercera edad. Conseguí hablar con una de esas mujeres y me contó que la mayoría no pagaba por mantener relaciones con ellas, sino por hablar. Pagaban para que alguien les escuchara, para que una mujer les prestase atención. Me pareció una historia tan triste que inmediatamente me di cuenta de que aquello podía ser una novela negra.  

P. ¿Consideras posible que la trama sucediera en la vida real? ¿Crees que habitualmente la realidad supera a la ficción?

R. Me parece perfectamente posible y, sí, la realidad supera siempre a la ficción.

P. ¿Cuánto deben tus ‘junglas’ a los clásicos de aventuras —un personaje con trazas de superhéroe, la venganza como motor de la trama— y cuánto a la literatura negrocriminal?

R. Creo que le deben más a la literatura negrocriminal donde la venganza también está muy presente. Por ejemplo en “Prótesis”, de Andreu Martín. Aunque uno nunca sabe con certeza lo que tiene metido en el subconsciente,   y simplemente sale cuando te pones a escribir.

P. En la novela encontramos una importante cantidad de diálogos, que son naturales, creíbles y a menudo divertidos; ¿dirías que es uno de tus puntos fuertes, que fluye con naturalidad a la hora de ponerte a escribir, o por el contrario te supone redoblar esfuerzos en el proceso de redacción?

R. Son uno de mis puntos fuertes. Me siento muy cómodo escribiéndolos. Además me sirven para lograr dos cosas que me preocupaban en mi novela. La primera es el ritmo. Con los diálogos se consigue que sea rápido. Que la novela sea como coger un tren. El otro punto que me preocupaba era no tratar al lector como a un tonto al que hay que explicárselo todo. Huyo de las descripciones cerradas, esas que no dejan espacio para la imaginación. Prefiero que el lector escuche cómo hablan mis personajes, que vean cómo se comportan y saquen sus propias conclusiones sobre su personalidad.  

P. En tu opinión, ¿cuáles son los factores que propician el gran interés que suscita el género noir dentro de la literatura actual?

R. Por un lado está el de siempre: a la gente le atrae el misterio. Las novelas enigma, los thrillers, siempre tendrán su público. En cuanto a las novelas negras no estoy tan seguro de que susciten tanto interés. Aunque deberían hacerlo ya que son el mejor instrumento para hacer crítica social. Y no solo para contar las miserias de nuestra sociedad, sino también para ponernos delante del espejo. Para ver en lo que nos hemos convertido.

P. Háblanos un poco de Teo, tu ‘Gentleman’: ¿crees que pesa más en su actitud la desesperación, el no tener nada que perder, o bien su carisma y heroicidad intrínsecos?

R. Pesa el no tener nada que perder, la sensación de que la vida le ha robado todo. Primero te da la juventud, los sueños, el sexo, el placer, los amigos, el amor, la ambición. Pero a medida que pasan los años te lo va robando todo. No sólo lo que tenías, sino también lo que eras. Sólo te deja una carcasa que ni siquiera reconoces como tuya. Eso es la vejez. Y el Gentleman decide que ya está harto.

P. En este 2018, tus ‘junglas’ han recibido varios premios en diversos festivales noir nacionales; ¿te invitaban tus sensaciones previas, al finalizar la novela, a soñar con semejante éxito?

R. Ni mucho menos. El mejor de mis sueños era que la novela le gustara a un reducido número de personas a las que nos gusta la novela negra hard boiled. Estar nominado para algún premio y ya. Hace tiempo que estoy superado. Pero sí tenía la sensación de que la novela era buena. Me sentía muy contento con ella, pero no podía imaginar que ocurriera todo lo que está pasando.

P. El final de la novela nos permite seguir imaginando… ¿Tendremos la fortuna de leer una nueva entrega de las fechorías de Teo? ¿Cuáles son tus proyectos más inminentes?

R. Si me lo preguntas ahora mismo te diría que no. Creo que la historia terminó como tenía que terminar y no siento la necesidad de volver a Teo. Tal vez a otros personajes sí que regrese. Mi proyecto más inminente es acabar la segunda novela de la que no te puedo contar nada porque se estropea. Pero te adelanto que aparecerá algún personaje de “junglas”.

P. Cuenta brevemente a nuestros lectores de SNN por qué deberían aproximarse a ‘Ya no quedan junglas adonde regresar’.

R. Porque se lo van a pasar en grande.

 

Ficha del libro:

Título: Ya no quedan junglas adonde regresar

Autor: Carlos Augusto Casas

ISBN: 9788494612343

Editorial: M.A.R EDITOR, 2017

nº Págs.:196

Carlos Augusto Casas

Biografía literaria de Carlos Augusto Casas.

Ha participado en numerosas antologías de relatos de género negro. Con uno de estos relatos, El Bar de los asesinos, dedicado a Lisboa, obtuvo el XIV Premio Internacional de Relato Sexto Continente, organizado por Radio Exterior de España. En 2017 publica su primera novela “Ya no quedan junglas adonde regresar” con la que ha ganado los premios Wilkie Collins, Morella Negra, Novepol, y Tenerife Noir. Es finalista del premio Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón y del Tormo Negro organizado por el club de lectura de las Casas Ahorcadas de Cuenca. Ha sido finalista del premio Pata Negra organizado por la Universidad de Salamanca y el Black Mountain de Bossòst.

 

Texto:© Carlos Augusto Casas y Jesús Zaplana García.

 

Impactos: 273

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies