El crimen perfecto

 

El crimen perfecto

por José María Espinar Mesa-Moles

 

Habían decidido matar al viejo. No quedaba otra opción. Su talento era vino reposado que ganaba aplausos con los años. Si las cosas continuaban así ellos no cabrían en la cama de la gloria. Dos sí pueden revolcarse de éxito sin tropezar, tres no. Además él era mayor y todos le llamaban gran maestro. El plan lo urdieron jugando con la reconocida superstición de aquel a quien se disponían a asesinar. Sobornaron al oráculo para que dijera  exactamente lo que ellos querían. Entrenaron a un pájaro durante meses. No resultó fácil. Llegó el día. El viejo fue a Delfos y allí escuchó: “morirás aplastado por una casa”. Asustado se fue a vivir al campo. Daba largos paseos todas las mañanas. Una de ellas, la última, Sófocles y Eurípides lo aguardaban escondidos. Soltaron al quebrantahuesos. Con una tortuga entre sus garras voló alto. Silbaron y el ave obedeció disciplinada liberando su carga. La cabeza de Esquilo se abrió como una sandía.

 

Del Texto © Jose Maria Espina Mesa Moles – Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados

Impactos: 42

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies