Día de difuntos – relato negro

DIA DE DIFUNTOS –

Relato negro inédito escrito por David Zafra Ruiz


 

– ¡Dios santo, no llego! Y encima esta maldita lluvia…

-Como se me escape el coche de línea tengo que esperar cinco horas más.

-¡Por favor, necesito llegar! ¡Vamos, vamos, Andrea!

El ajetreo de la gente en la terminal de autobuses era poco menos que el recreo de una escuela: Bullicio, golpetazos, empujones…

No en vano, el día de los difuntos hay numerosos desplazamientos desde las grandes ciudades, para depositar una ofrenda floral a los seres queridos.

– La gente va corriendo a todas partes como si no hubiese un mañana.

– Mira quién fue a hablar, si yo soy la primera en hacerlo.

– ¡Allí está! ¡Por fin! Pensé que no lo cogería a tiempo.

-¡Oiga, cuidado!

– Perdone señorita, casi chocamos, lo siento muchísimo.

– Permítame ayudarla a guardar su bolsa en el maletero.

– Gracias, caballero, muy amable.

– Llámeme Joe, Joe Wilmot.

Ella asintió cordialmente.

– Mi nombre es Andrea Martens.

Se presentó, mientras miraba al apuesto caballero de reojo.

– ¿Va usted muy lejos, Andrea?

– Relativamente cerca, voy a visitar la tumba de unos familiares a Lothertine.

– ¡Vaya! Entonces no le importará que compartamos asiento, yo también me dirijo a  Lothertine.

– Claro…

Andrea puso en sus labios una media sonrisa, mientras sus mejillas se ruborizaban.

– Y, ¿es usted de Lithertine, Joe?

– Sí, a pesar de que solo acudo cada año a poner unas flores a mi esposa.

– Vaya, lo siento mucho…

Andrea miraba a Joe  sin atreverse a preguntar, pero Joe entendió al instante la mirada de Andrea.

– Fue un horrible accidente. El vehículo se salió de la calzada debido a la lluvia y cayó por un acantilado.

– Lo siento mucho, Joe…

– Gracias… ¿Y usted, Andrea?

– Pues le puede parecer extraño, pero sucedió más o menos de la misma manera. Quise ayudar a mi marido pero no podía moverme para ayudarle. Justamente hoy hace dos años de aquella fatalidad. Fue horrible.

– Yo también lo siento mucho.

– Veo que vamos teniendo más cosas en común…

– ¿Tiene hijos, Joe?

– Lamentablemente mi mujer estaba embarazada en el momento del accidente.

Las miradas penetraron en lo más hondo de sus almas. Hay dolores que nunca llegan a sanar.

– ¡Bueno!

Joe cambió el semblante para dibujar una sonrisa.

– Y, ¿tiene usted algún hobby, Andrea?

– Me encanta jugar al ajedrez, es mi gran pasión.

Sonrió.

– ¡A mi también! mi esposa me enseñó. Era toda una experta, nunca le llegué a ganarle una sola partida. Recuerdo que después de ganarme, siempre me decía algo así como: “De las partidas que más se aprende es de las derrotas”.

Andrea palideció, cuando de repente el autobús empezó a dar bandazos de un lado al otro de la calzada. El pavor se apoderó de todo el mundo en el interior del vehículo, y los gritos y sonidos de los enseres golpeando el habitáculo eran cada vez más fuertes.

La confusión era enorme y en un momento dado, el autobús cayó por un terraplén  dando vueltas de campana, hasta llegar abajo y por fin detenerse…

Los gritos cesaron…

Un silencio sepulcral emanaba de entre la bruma, queriéndose apagar con la lluvia intensa, entre el amasijo de hierros en los que se había convertido el autobús.

Un hilo de voz salió de los labios moribundos de Andrea:

– Joe… Joe…

– Andrea….

– No puedo llegar hasta usted, Joe…

– Joe, ¿vamos a morir?

– Cariño, llevamos dos años muertos…

En la tumba que iban a visitar Joe y Andrea, un epitafio decía:

FAMILIA WILMOT MARTENS

ANDREA MARTENS

9 Julio 1960 – 2 Noviembre 1993

JOE WILMOT

3 Diciembre 1958 – 2 Noviembre 1993 

                                       RICHARD WILMOT MARTENS

2 Noviembre 1993

R.I.P


© Texto: David Zafra Ruiz (Madrid)
© Publicación: Solo Novela Negra

Impactos: 66

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies