Al final del pasillo


Notice: Trying to get property 'post_excerpt' of non-object in /home/solonovelanegraa/public_html/wp-content/themes/covernews-pro/inc/hooks/blocks/block-post-header.php on line 42

ÁNGELES NAVARRO PEIRÓ|Madrid

Dejas caer el cuchillo. Noche de paz, noche de amor… Se te eriza el vello de la carne y dejas caer el cuchillo.

Te ha despertado el sonido de un golpe fuerte, también de cristales rotos. Algo aturdida, no sabes si forma parte del sueño o se ha producido fuera de él. Te levantas de la cama aún medio dormida; quizás demasiado bruscamente, casi pierdes el equilibrio. No te atreves a encender la luz. Con miedo y a tientas buscas puntos de apoyo. Alcanzas el marco de la puerta. Enfrente, una habitación vacía, como el resto; los niños se han quedado a dormir en casa de los abuelos, donde habéis celebrado la Navidad. Estás sola.

No te has puesto las zapatillas; te acabas de dar cuenta; no te gusta andar descalza, pero caminar así tiene la ventaja de que harás menos ruido.

La siguiente puerta a la izquierda es la de la cocina. La idea de coger un cuchillo se vuelve apremiante. Te decides; entras y notas en tus pies el cambio del parqué a las frías baldosas. Tanteando, encuentras encima de la mesa el taco de madera que guarda todo un juego: desde los pequeños mondadores hasta los de cocinero de hoja grande y afilada. Coges uno con el que sueles descuartizar el pollo. Lo empuñas y, con muchísimo cuidado, vuelves a salir al pasillo. Con la mano libre palpas las paredes.

Oprimes el mango del cuchillo. Te vas a defender, no vas a dejarte herir, como hacías cuando estaba él para que hubiera paz, para que no sufrieran los niños. Ya no tienes que temer el acoso del viejo tirano, los celos infundados —o no—, el dejarte violar para que no se enfadara y descargara su ira sobre ti forzándote de todos modos. Te casaste por lo que te casaste: el dinero lo es todo, creías.

¡Ay! Casi chillas. Menos mal que el grito se te ha quedado en la garganta, piensas. ¿Qué ha sido eso? ¿Una ráfaga de aire? Pero ¿de dónde ha salido ese golpe de viento? Las ventanas están cerradas. El desconcierto te domina.

Cuando doblas el recodo que forma el pasillo, percibes la intermitencia de las luces del abeto navideño. Estás segura de haberlas desenchufado antes de irte a la cama. No puede ser. La música de un villancico empieza a oírse. No sabes de dónde procede.

Noche de paz, noche de amor…

Te sobrecoge un temblor, un escalofrío que te sacude todos los huesos. Al entrar en el salón, algunos rayos de la amanecida vencen la resistencia de las persianas. Entonces te das cuenta de que la fotografía enmarcada de la boda, que no quitaste de una de las paredes, se ha caído, y múltiples trozos de cristal se encuentran esparcidos por el suelo de modo que alguno se te clava en los pies descalzos.

Pero ni siquiera sueltas un quejido, porque sientes en el cuello un aliento gélido. Algo como una palabra que se te dice a hurtadillas; tus oídos captan un susurro. Una imagen semejante a gasas grises ondea ante tus ojos.

Noche de paz, noche de amor…

Durante un tiempo él se presentaba en tus pesadillas, en unas visiones nocturnas que te sobrecogían, que hacían que te levantaras empapada de sudor incluso en pleno invierno. Pero eso lo superaste. Recuerdas el instante en el que tomaste la decisión, y el momento en que la ejecutaste.

Te hiciste con las pastillas. Luego fue fácil. Machacadas, se las colaste en un vaso de leche. Tan dormido estaba que apenas se resistió cuando le metiste la cabeza en una bolsa de plástico y se la ataste con una cuerda al cuello. No te apartaste de su lado hasta que dejó de respirar. Después le quitaste la bolsa.

Noche de paz, noche de amor

Dejas caer el cuchillo. Sabes que las armas no valen contra los muertos, sabes también que yo soy uno de ellos y sabes, por supuesto, que te odio.

Texto © Ángeles Navarro Peiró- Todos los derechos reservados

Publicación ©  Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro. En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.

Impactos: 51

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies