Una muestra de dignidad por Beckett & Hawk

Los lectores de SOLO NOVELA NEGRA conocen perfectamente el poco amor que sentimos por los festivales de novela negra, conocen nuestra posición crítica hacia esa especie de materia multidisciplinar en la que se han convertido. Y creemos sinceramente que algo de razón tenemos. No nos gusta ese “más de lo mismo”, esa falta de criterio y de profundidad que suelen adornar la mayoría de los festivales que campan a sus anchas por nuestro país. No nos gusta que pongan demasiada agua en el bourbon.

Sin embargo, ahora que Barcelona negra ha cerrado su edición del 2022, tenemos que decir que hay algo que nos ha gustado mucho. Cuando pensábamos que todo estaba perdido, van y le dan el premio Pepe Carvalho a Don Winslow. Aleluya. Por fin algo tiene sentido en un festival de novela negra, por fin alguien que se merece un premio por su trayectoria, por sus libros, por su literatura y por esa capacidad que tiene Winslow de atrapar al lector a sus palabras.

Porque Don Winslow es uno de esos escritores diferente, alguien que sin duda ha sabido renovar un género y que sin duda pasará a la historia de la novela negra como uno de esos grandes autores que hacen sencillo lo difícil.

Como dice la organización, el jurado ha premiado la capacidad de Winslow de transformar la investigación y la información en material de creación, y de presentar en formato de ficción realista “crudamente, directamente, magistralmente”, algunos de los defectos estructurales que afectan a las sociedades occidentales. En las obras del autor, traficantes, yonquis o policías explican con su propia voz los mecanismos de “la corrupción policial y política, los cárteles de la droga, sus efectos, la guerra sucia, la hipocresía biempensante”, todo a partir de informaciones de primera mano y de una forma “directa, penetrante, vívida” que prescinde de filtros y de artificios y con un estilo que demuestra tanta ambición como voluntad de causar un impacto en los lectores y lectoras. “Si escribo sobre mi época y sobre estos temas —decía el propio autor—, fingir no tiene ningún sentido.”

Pero lejos de homenajes y zarandajas varias, el verdadero homenaje es acercar al lector medio la obra de Don Winslow, el homenaje es que el creador de “El poder del perro” sea leído, no como un escritor de novela policíaca, sino como un escritor universal que es capaz de analizar la sociedad que le ha tocado vivir y analizar los personajes con esa sobriedad propia de aquellos que conocen el alma humana.

Por eso, desde esta revista felicitamos a Don Winslow y a Carlos Zanón, porque sabemos que sin él este premio no hubiera sido posible. Aunque supongo que nos distancian muchas cosas de esta Barcelona negra, creemos que Carlos Zanón es un gran escritor y que su obra lo coloca precisamente donde está, allí arriba.

Por eso, queridos lectores, os animamos a leer a Winslow, porque es una apuesta segura, porque es mágico y porque nosotros tenemos esa sed infinita que solo poseemos los que hacemos de los libros una forma de vivir, una forma de ser, una forma de estar.

 

©Artículo: Beckett & Hawk, 2022.

Visitas: 94

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies