El extraño caso del “e-mail” desaparecido por Beckett & Hawk

El extraño caso del email desaparecido está basado en hechos reales. Un caso extraño, aunque muy común entre los escritores, periodistas, animadores culturales y muchas de las editoriales de primer nivel, que engullidas por su gloria y por su posición preponderante navegan en una nebulosa a muchos kilómetros de la tierra.

Y es que esta revista, fiel a su filosofía y a sus lectores, decidió una buena tarde de invierno enviar un e-mail a una de esas pomposas editoriales, en concreto, Anagrama. No le pedíamos dinero, ni publicidad para nuestra revista, ni tan siquiera amor eterno. Le pedíamos poder entrevistar a una de sus autoras (de cuyo nombre no quiero acordarme por respeto a la misma). Nosotros entendemos que como revista especializada en el género y con una presencia más que notable en las redes, sería una buena publicidad para el libro, para la escritora y para la editorial. Y un honor para nosotros. Porque nunca viene mal menear el árbol para que caiga la manzana.

Pero pasaron los días y no teníamos respuesta de Anagrama. En un principio pensábamos que sería un error nuestro. Pero no era así, el e-mail se recibió. Después pensamos que tendrían mucho trabajo. Pero contestar a un e-mail, aunque sea con un escueto “que os den” tampoco nos pareció hercúleo. Después de unas semanas, ya pensamos que simplemente éramos víctimas de la política de “non coment” que suelen utilizar las grandes editoriales con aquellos que consideran que juegan en un nivel más bajo, con los que no forman parte del establishment o no caminan bajo palio.

A nosotros nos importa tres pimientos Anagrama, pero nos revienta que falten al respeto a nuestros lectores, nos fastidia que no valoren el trabajo que hacemos por sus escritores, por sus libros. Porque nosotros no cobramos nada, aunque vamos sobrados de ilusión y amor por un género que editoriales como Anagrama no respetan.

No pedimos que nos den la entrevista, no pedimos que nos den una nota de prensa, no pedimos un trato exclusivo, no pedimos que nos abran todas sus puertas. NO. Pedimos simplemente que tengan la decencia de contestar a un e-mail. Aunque solo sea para decirnos NO, aunque solo sea para decirnos hasta luego cocodrilo. Solo queremos que las editoriales sean educadas, que traten con respeto a todos aquellos que alguna vez mandan un manuscrito, a todos aquellos que alguna vez quieren una pequeña colaboración en beneficio de los escritores, de los libros y de los lectores.

A día de hoy el misterio sigue sin resolverse ¿Qué habrá pasado con el e-mail?¿Qué insigne empleado lo habrá leído? ¿Con que dedo se habrá borrado? Todos son preguntas que forman parte de un enigma que nunca podremos resolver, el misterio del e-mail desaparecido.

Por cierto, seguiré leyendo a autores que publican con Anagrama, porque en este mundo de las letras no todos somos iguales, y por encima del endiosamiento editorial está ese magnífico mundo de la literatura.

 

©Artículo: Beckett & Hawk, 2022.

Impactos: 230

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies