Presentación de SANGRE CULPABLE de Pernando Gaztelu por Miguel Izu

Presentación de Sangre culpable, de Pernando Gaztelu

Miguel Izu

 

El pasado 6 de marzo Pernando Gaztelu, seudónimo literario del escritor hispano-argentino afincado en Navarra Hernando Ariel Castillo (Mendoza, 1976), presentó en el Nuevo Casino Principal de Pamplona, acompañado por la escritora navarra Estela Chocarro, su segunda novela, Sangre culpable.  Anteriormente había publicado la novela El Faro (2017), además de poemas y relatos, como la antología Sobres y Cartas (2016).

Per, como se le conoce habitualmente, comenzó explicando que matar (no asesinar) es algo que, aunque sepamos que está mal, podemos hacer todos dependiendo de las circunstancias, por accidente, o en defensa propia, o para salvar a alguien… Pero hay gente que “le coge el gustillo”, como el protagonista de su novela. Quizás sea el que la posibilidad de matar esté al alcance de cualquiera, aunque sea remotamente, lo que genera la fascinación por los asesinos y, sobre todo, por los asesinos en serie, tan de moda en la literatura y el cine. Estela preguntó por qué nos gusta tanto el morbo, sea la sangre o el sexo, y Per afirmó que es algo que engancha, va a la dopamina, es parte del ser humano.

Per contó que siempre ha escrito cosas sueltas, no puede vivir sin escribir, sea poesía, relatos, novelas o canciones (también ejerce de músico, toca en un grupo roquero) pero lo empezó a hacer de forma más continua y sistemática la primera vez que vino a Europa de estudiante y, estando solo y lejos de casa, lo hizo sobre todo como un ejercicio de reflexión y autoconocimiento. El origen más próximo de esta novela está en una red social donde se escribían relatos y él participó con dos perfiles distintos, uno “normal” y otro en el que se hacía llamar Salieri y prescindiendo de cualquier escrúpulo escribía cosas muy sangrientas, que acabó transformándose tiempo después en un alter ego, un asesino que escribe sobre sus propios crímenes. Su protagonista, Salinas, tiene en común con Per ⸺poco, se defendió, aunque es imposible no poner algo de uno mismo en los personajes⸺ haber viajado y vivido en diversos lugares.

Estela destacó que la novela tiene un poco de todo porque incluye relatos, diarios, cartas, poemas, y también morbo, intriga, amor… Per explicó que empezó con la idea genérica de escribirla como una autobiografía, pero no tenía ni idea de cómo hacerlo, así que se apuntó a un curso de escritura autobiográfica impartido por el escritor navarro Ignacio Lloret, y luego puso en práctica todo lo aprendido allí, además de lo que ha ido absorbiendo también de otros compañeros escritores. En particular, optó por escribir un diario y utilizar en ocasiones la segunda persona, hablándose a sí mismo, con lo que salen cosas que no saldrían hablando a otra persona. Salinas, que se halla al final de su vida, se abre por completo y cuenta su vida enseñando todas sus cartas por primera y última vez. Después de ser un personaje duro, esquivo y solitario, descubre que necesita compartir cosas con su hija, para quien escribe principalmente intentando redimirse de sus culpas. Ha sido un asesino violento, pero no un psicópata, posee su propia moralidad y se ve a sí mismo como un justiciero; es un personaje con muchos matices y el lector empatiza con él, aseguró Estela. Según Per, todo el mundo tiene su moral, su forma de juzgar lo que es bueno y es malo, y también Salinas, aunque a diferencia de la mayoría él se desmarca de la moral de la sociedad en la que vive. Es un hombre muy complejo, incapaz de enamorarse pero capaz de admitir el amor y de amar a su hija, que ha vivido en circunstancias difíciles y ha quedado marcado por su infancia (“la falta de cariño tiene efectos a largo plazo”), que al final reflexiona sobre su vida y es consciente de cómo ha ido cambiando a lo largo de ella.

En la novela se plantea hasta qué punto se puede ser sincero en un diario. ¿Te preocupa que a través de tus libros se sepa demasiado de ti?, preguntó Estela a Per. “Me gusta mucho la pregunta”, contestó él; dijo que en el proceso de redacción leyó varios diarios, de escritores muy conocidos y menos conocidos, y todos exponían el miedo a desnudarse demasiado. Salinas sufre el mismo problema, cuenta mucho, empezando porque es un asesino, pero no sabe dónde poner el límite. ¿Has disfrutado hablando por boca de un cínico, diciendo cosas que no se pueden decir?, fue otra de las preguntas espinosas de Estela en relación a esta “irreverente” novela. “Obvio”, respondió Per, “escribiendo te puedes permitir hacer cosas que de otro modo no podrías hacer, y te quedas a gusto”.

En Sangre culpable hay mucha violencia explícita e incluso el relato detallado de algunas torturas. ¿Dónde se documenta un escritor sobre ellas? Per contó que hay sitios donde hacerlo, como el Museo de la Tortura de Brujas, y que Salinas necesita torturar porque, para castigar ciertos hechos, piensa que matar no es suficiente. Y todos a veces tenemos pensamientos de ese tipo, aunque no lleguemos a actuar como él…

Ficha:

Sangre culpable

Pernando Gaztelu

Bohodón Ediciones, 2024

ISBN: 9788410098060

252 páginas, 14 x 21 cm, tapa blanda

Sinopsis:

La obra narra en primera persona los últimos momentos de la vida de Antonio Salinas, un asesino que está a las puertas de la muerte enfermo de cáncer. Su único anhelo es cometer su último asesinato y reencontrarse con su hija. Mientras, escribe un diario de su vida y rememora las atrocidades que ha cometido, con orgullo y cierta añoranza, hasta que el pasado lo visita por sorpresa.

 

©Artículo: Miguel Izu, 2024.

Visitas: 80

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies