Presentación de LA MALA ESPOSA de Estela Chocarro por Miguel Izu

 

Presentación de La mala esposa, de Estela Chocarro

Miguel Izu

 

El pasado día 21 de septiembre Estela Chocarro (Pamplona, 1973), acompañada de la también escritora Susana Rodríguez Lezaun, presentó en la librería Elkar Comedias de Pamplona su más reciente novela, La mala esposa, galardonada con el XXV Premio Francisco García Pavón que otorga el Ayuntamiento de Tomelloso. Es su cuarta novela publicada después de la trilogía protagonizada por la experta en arte Rebeca Turumbay y el periodista Víctor Yoldi, El próximo funeral será el tuyo (2014), Nadie ha muerto en la catedral (2016) y Te daré un beso antes de morir (2017), que tenían como escenario principal el pueblo de la familia de la autora, Cárcar, en La Ribera de Navarra.

Precisamente ese lapso de seis años sin publicar abrió el diálogo entre ambas escritoras. Estela aclaró que han sido seis años de sequía de publicar, que no de escribir, no ha dejado de escribir y tiene otras dos novelas en el cajón. Como a tantos escritores, pasó por una fase en la que las editoriales no tenían interés en lo que escribía, lo que la desanimó mucho, aunque por suerte tuvo el apoyo de mucha gente —y de su cabezonería o profesionalidad, puntualizó Susana— que le permitió seguir adelante. Por consejo de su nueva agente, Goizeder Lamariano, se presentó al Premio García Pavón y tuvo la fortuna de conseguirlo, lo que ha permitido la publicación.

Susana calificó La mala esposa como un domestic noir, no hay una investigación policial al uso pero nos acerca al mal cotidiano, «el que más miedo da», el que convive con toda persona, el que nos puede llevar a todos en un momento dado a hacer cualquier cosa. Es una trama aparentemente tranquila, pero en la que no dejan de pasar cosas y que mantiene la tensión y el suspense en todo momento. Estela explicó que no existe la esposa perfecta, ni el esposo perfecto, ni la persona perfecta, todos tenemos una cara A y una cara B, un lado luminoso y otro oscuro, eso es lo que quiere reflejar en esta historia. Sus novelas anteriores estaban llenas de aventuras, tiroteos, golpes, en esta ha querido llevar la intriga a puertas adentro de casa, al interior, a los sentimientos de dos mujeres, una en caída hacia un pozo oscuro y otra que está tratando de salir de él. Tiene en común con la anterior trilogía el reflejar a personas corrientes que se enfrentan a situaciones extraordinarias, o aparentemente corrientes pero que acaban resultando extraordinarias y que incluso pueden derivar en tragedia. En este caso, ha querido trenzar una trama pausada, dosificando los sucesos y la presentación de los personajes, aplicando una máxima que se utiliza en el mundo del teatro y que le gusta mucho: «Hazme reír, hazme llorar, pero ante todo hazme esperar». Susana indicó que es una novela más de personajes que de trama, los personajes principales podrían protagonizar cualquier otra historia, lo importante es su retrato. Estela explicó que la novela principalmente refleja la vida de dos mujeres, de dos matrimonios, una de clase alta, la otra de clase modesta, con problemas similares a los de muchas otras mujeres, y luego hay otro personaje secundario aunque con un papel importante, Ernesto, que trabaja en una tienda de arreglos de ropa y para el que se basado en una persona real —es el único personaje que ha sacado de la realidad— que trabaja en la tienda de arreglos a la que ella misma acude en Pamplona.

Estela explicó también que en sus primeras novelas los personajes femeninos le costaban mucho, le daban pudor, se resistía a reflejar su propia sensibilidad como mujer, se sentía más cómoda con los personajes masculinos en los que reflejaba sin mayor problemas a sus amigos. Ahora se ha sentido impulsada a escribir más sobre mujeres —también es una novela de hombres «que pueden leer los hombres»— y desde su punto de vista, y ha sido algo catártico, no se ha reprimido en contar todo lo que se le ha pasado por la cabeza. Como se acercaba a los cincuenta años, tenía muchas cosas que contar, experiencias propias o de amigas, madres, tías, y era el momento de hacerlo.

Susana remarcó que el escenario es una ciudad innominada, al contrario que en las anteriores novelas donde siempre se sabía en qué lugares reales se desarrollaban los hechos. Estela explica que no quería que el entorno distrajera de la trama y de los personajes, es una historia de puertas adentro y de piel adentro, en qué ciudad suceda carece de importancia, puede ser cualquiera, lo único que sí describe son las viviendas y los barrios.

A pregunta de Susana, Estela explicó que la evolución en su estilo es inevitable producto del paso del tiempo. En las primeras novelas solo pretendía escribir algo entretenido y publicable. Unos años después, ha variado en sus lecturas e intereses y se pide más a sí misma, quiere decir cosas que no se hayan dicho o decir cosas ya dichas pero de otra manera, que aporten algo al lector. Querría escribir tan bien como otros escritores a quienes admira (últimamente ha leído bastante a Patricia Highsmith, le gusta mucho su ritmo pausado) y, sobre todo, quiere disfrutar escribiendo, a ser posible disfrutar tanto como con el premio que ha recibido esta novela.

A preguntas del público Estela advirtió que hay sexo —«mucho y sin elipsis»—,  sangre —«limpia y bonita», aclaró, «sin menudillos», añadió Susana— y algún muerto —«es una novela negra»—. Contó que al escribir una novela solo está pensando en esa novela, no en continuar con los mismos personajes en sucesivas novelas, aunque tampoco renuncia a hacerlo; en principio, no está pensando en una continuación de La mala esposa sino que está escribiendo otra cosa distinta. A las habituales preguntas sobre su modo de escribir, respondió que de normal escribe casi todos los días, cuando tiene tiempo, unos más y otro menos, y que las ideas le surgen en cualquier momento y en cualquier circunstancia, en esto no es distinta de la mayoría de los escritores. Añadió que, en realidad, está escribiendo todo el tiempo, al menos en la cabeza, ya que está pensando en ello lo mismo viendo la televisión que cocinando. «Yo, a veces, me llevo el portátil a la cocina». ratificó Susana.

 

Ficha:

La mala esposa

Estela Chocarro

Ediciones Versátil, 2023

ISBN: 978-84-18883-64-4

320 páginas, 14 x 22 cm, tapa blanda

 

Sinopsis:

Gloria dejó de ejercer como profesora para cuidar de su familia. Ahora querría tener su hijo más cerca y a su marido más lejos, pero eso a nadie le importa. Cuando toca fondo, se pone en manos de Almudena Catalá, psicóloga, que reúne todo lo que ella ansía: belleza, clase y libertad.

Almudena disfruta de una vida sin preocupaciones. Está casada con Eduardo, un hombre atractivo, elocuente y seductor; en apariencia, el perfecto caballero. Lo que todo su entorno ignora es que ni ella es capaz de escapar del lado oscuro al que te arrastran los celos y las inseguridades.

Una novela de intriga inquietante y perturbadora sobre la hipocresía de los matrimonios aparentemente felices.

 

©Artículo: Miguel Izu, 2023.

Visitas: 18751

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies