¿Por qué leer novela negra y literatura de terror? por Arturo Torres

Existe una creencia muy popular, aunque equívoca, la cual asegura que leer nos hace mejores personas. Somos mejores seres humanos cada vez que terminamos de leer un libro. Personalmente, no me sentí mejor ciudadano cuando leí “El asesinato considerado como una de las bellas artes” en donde un grupo de notables hombres de la sociedad analizan horribles crímenes como si fuesen obras de arte, aplaudiendo con especial ahínco el asesinato de un bebé perpetrado con un martillo. Tampoco sentí que la lectura de la obra de teatro “La casa de Bernarda Alba” de Federico García Lorca me edificara en especial manera, haciéndome de una u otra manera mejor persona.

El crítico literario Harold Bloom, quien recién falleció, fue famoso por sus ensayos sobre el canon literario, en donde destaca su libro: “¿Cómo leer y por qué?” Allí Bloom asegura que la lectura es la fuente primigenia de sabiduría, que nos permite construir una identidad como individuos en una sociedad que está en constante cambio.

Bloom destaca en su libro una serie de poemas, cuentos, novelas y obras de teatro que considera por su calidad literaria deben ser leídos por todos aquellos que quieran edificar su alma a través de tan sublime placer.

Sin embargo, Bloom nunca nombra la novela negra ni la literatura de terror dentro de su ensayo, es más, la única vez que se refiere a Edgar Allan Poe, padre del género detectivesco y del terror psicológico, lo hace para decir que sus cuentos estaban horriblemente escritos y se había beneficiado de la traducción de sus obras, más que de la calidad de las mismas.

Los maestros, alentados por críticos como Bloom, dicen a sus alumnos que Harry Potter no es literatura y que Stephen King tampoco lo es, alegando que produce demasiados libros, estos son los que están alejando a los jóvenes de la lectura. ¿Acaso Harry Potter no es un libro que versa sobre la amistad, tal como lo hace Don Quijote? ¿Acaso Balzac no escribió tantos libros como King?

La novela negra y la literatura de terror son la prueba de que estamos en una guerra constante entre el bien y el mal. No es coincidencia que todas las novelas negras comiencen con un asesinato y que haya siempre alguien que busca equilibrar esta injusticia a través de una investigación.

La literatura de terror por su parte nos muestra monstruos de toda clase, aquellos que son salidos de las mismas entrañas del infierno, los que luego de haber muerto no encuentran otro descanso que atormentar a los vivos, y quizá los peores de todos, los humanos cuya maldad es tan latente que su único aliciente es hacer daño a sus congéneres.

¿Por qué leer novela negra y literatura de terror?

Por la misma razón que Aristóteles da para defender las tragedias griegas ante los ataques de Platón en su capítulo VII y X de “la República”: leemos para generar catarsis. Catarsis es la purificación emocional que logramos cuando por empatía sufrimos por un hecho que no nos afecta directamente. Ejemplo: de pequeños lloramos por la muerte de Mufasa en el Rey León, esta pérdida del padre, nos conmovió profundamente, e hizo que nuestra relación con nuestros padres fuese más valorada porque sabíamos que en cualquier momento podrían faltar.

De igual manera leemos novelas negras para tener pequeños triunfos de justicia en una sociedad impune y corrupta que no siempre da su merecido a los criminales que se salen con la suya. Seguir a estos justicieros que llevan el caso hasta las últimas consecuencias nos da un descanso de las terribles injusticias que vemos a diario en los periódicos del país.

Quizá esta es la razón por la cual botamos a la basura u odiamos con desprecio aquellas obras que nos recuerdan que vivimos en un mundo de injusticia.

Así mismo ocurre con la literatura de terror, estamos cansados de la maldad en el mundo, y estos libros siempre tratan de la muerte del monstruo, acabar con la maldad para que triunfe el bien, quizá no de la manera metafórica e incluso metafísica a la que estamos acostumbrados, pero sí con la certeza que, con la muerte física del espanto, no volverá a aterrorizar a los personajes con que empatizamos.

Cabe resaltar, que a veces ser consciente de la maldad e injusticia del mundo, a aquellas almas que son más sensibles, los pone en un estado de alerta ahora que son conscientes que puede haber casas embrujadas, muñecas poseídas, niños demoniacos, asesinos en serie, y cualquier cantidad de artífices de maldad en el mundo. Por más que al final haya un castigo a la maldad y triunfe el bien, es imposible para algunos dormir con la luz prendida sabiendo que el mal acecha a la puerta.

Leer literatura de terror y la novela negra no son géneros para todo el mundo, pero sus aportes a la humanidad son trascendentales, recordando a todos sus lectores, que por más que la oscuridad pueda ser atractiva, el bien debe prevalecer sobre todas las cosas.

 

©Artículo: Arturo Torres, 2019.

Impactos: 287

1 pensamiento sobre “¿Por qué leer novela negra y literatura de terror? por Arturo Torres

  1. Esto es demasiado hermoso y debo compartirlo con mis compañeros del grupo de lectura (también dedicado a la novela negra y el terror). Este artículo describe el porqué de nuestro amor al género y deseo de compartirlo con los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies