Philip Kerr y la dimensión histórica de la novela negra por Beckett & Hawk

Conocí a Philip Kerr gracias a la recomendación de la excelente Ana Maria Matute. Gracias a ella conocí a uno de esos escritores que te suelen enganchar a sus historias, a uno de esos escritores con los que te sueles involucrar con una fe ciega. Y todo eso lo descubrí cuando leí “Violetas de marzo”. Una novela que unía con especial maestría el género negro y la ambientación histórica, y que daba el pistoletazo de salida a su serie de Berlin Noir.

Berlin noir está formada por una serie de libros que entorno al personaje de Bernie Gunther retratan magistralmente un período histórico apasionante y que reflejan la Alemania y la Europa anterior y posterior a la segunda guerra mundial.

He de decir que me encantó la manera de explicar sus historias, la documentación exhaustiva y el retrato fiel de la época. Al leer sus libros puedo entender aquel período histórico, puedo ver como los acontecimientos pasan por mis ojos como si una película en blanco y negro fuesen. Puedo entender los duros acontecimientos de la Alemania Nazi y su posterior desintegración, puedo hacerme a una idea como eran los personajes que poblaban la política y la guerra en aquel momento. Y eso muy pocos escritores lo consiguen, solo aquellos que junto a su conocimiento hacen uso de una pluma ágil y certera para dotar de calidad y rigor a todo producto literario.

Pero no puedo dejar de hablar de Bernie Gunther, un personaje que me encanta y que se convierte en el hilo conductor de las novelas de Kerr. Gunther es el detective típico pero no tópico, un ser irónico, inteligente, con sentimientos y que tiene tatuado en su piel el estigma del perdedor. Soy un adicto a Gunther, porque es un ser libre, un ser con conciencia que le tocó vivir la Alemania Nazi, la guerra, la derrota y la huida hacia ninguna parte. Y aun así pudo escapar a su propio desastre, pero no a su perdición. Junto a Bernie Gunther han aparecido personajes como Joseph Goebbels, Reinhard Heydrich, Himmler, Bormann, Evita Perón, el mafioso Meyer Lansky o el escritor Somerset Maugham, entre otros, pero ninguno le hizo sombra.

Kerr fue sin duda un gran escritor, alguien que nos invitó a un viaje a través de una época y que sus palabras se convirtieron en una máquina del tiempo que nos hizo viajar hasta una serie de acontecimientos que nos acercaron peligrosamente al infierno. Pero también he de decir que no todos sus libros me gustaron, ni todos sus libros mantienen muy alto el listón. Como todas las series literarias y como todos los escritores tienen sus altos y sus bajos. Pero ese atisbo de decepción se cura leyendo, porque siempre esperas algo mejor, algo que te haga sentir afortunado en tener un libro en tus manos… y esas cosas solo lo consiguen grandes autores, tan grandes como Philip Kerr.

 

©Artículo: Beckett & Hawk, 2020.

Impactos: 245

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies