La sombra de Sherlock Holmes por Ana Arroyo

Arthur Conan Doyle nunca podría haber imaginado el efecto que tendría en el futuro de la ficción criminal cuando creó Sherlock Holmes. Irónicamente, era un personaje del que pronto se cansó. Consideraba a su maestro detective como una figura bastante atractiva y no tan importante como su propia ficción histórica. Sin embargo, Holmes le trajo fama y riqueza y, como resultado, se convirtió en el engendrador no oficial de la historia de detectives tal como la conocemos hoy.

Ciertamente, hubo detectives en la ficción antes de que el héroe de Doyle apareciera en escena, especialmente el famoso Auguste Dupin de Edgar Allan Poe o el sargento Cuff, el astuto policía de  Wilkie Collins. De hecho, Conan Doyle robó elementos de todos estos personajes y agregó ingredientes propios, especialmente color, excentricidad y drama para crear algo muy nuevo y especial: un detective único que, cuando apareció en las páginas de la revista Strand en 1891, inmediatamente atrapó la imaginación de los lectores.

Comenzó a aparecer entonces una amplia gama de detectives que tenían ciertas similitudes con Holmes en el sentido de que eran brillantes y podían deducir cosas que otros no podían. No eran policías oficiales sino agentes privados con varias idiosincrasias. Era como si Doyle hubiera proporcionado una plantilla flexible para que otros autores adaptaran a sus propios personajes.

La tendencia era que los escritores le dieran a su detective un rasgo peculiar que lo diferenciaba del resto y que lo hacía único de alguna manera. Un buen ejemplo es el detective ciego Max Carrados creado por Ernest Bramah. A pesar de carecer del sentido de la vista, Carrados hizo uso de sus sentidos restantes de tal manera que su ceguera a menudo no era inmediatamente evidente para los demás. Otro detective que siguió de cerca los pasos de Sherlock fue Martin Hewitt, creado por Arthur Morrison.

Alrededor de este tiempo surgió otro gigante del género de resolución de crímenes en la forma de un clérigo regordete que llevaba un paraguas y estaba en posesión de una extraña visión del mal humano. Este era el padre Brown, un sacerdote católico romano creado por G. K. Chesterton que, a diferencia de Holmes, utilizaba métodos que tendían a ser intuitivos más que deductivos.

Tan larga y tan fuerte es la sombra de Holmes que cualquier persona que cree posteriormente un detective en cualquier cultura ha tenido que hacer un gesto deliberado de homenaje o alusión al residente de 221B Baker Street. Por ejemplo, sospecho que la razón por la que Hercule Poirot es belga es que si Agatha Christie lo hubiera hecho inglés, habría creado demasiado transparentemente un clon de Holmes. El detective más dramatizado después de Holmes y Poirot, el comisario Jules Maigret de Simenon, también tiene ciertos aspectos holmesianos (hiperinteligencia, una pipa).

Con notable consistencia entre generaciones y naciones, Holmes es la página de inicio de este género detectivesco. Hay una tendencia de los detectives ficticios a ser más cerebrales y a a vez sensibles que sus contrapartes de la vida real, por ejemplo, Adam Dalgliesh de PD James escribe poesía.

El escritor checoslovaco Josef Škvorecký creó, en el Inspector Boruvka de la Oficina de Homicidios de Praga, un policía profundamente en deuda con Holmes tanto en la racionalización hiperinteligente de los crímenes como en la melancolía casi clínica. Y el nuevo súper detective noruego de Jo Nesbø, Harry Hole, también combina alusivamente la adicción con una capacidad casi sobrenatural para ver las mentes de los delincuentes.

Tan generalizado es el tipo post-Holmes que solo las distinciones significativas de fondo o género pueden evitar la influencia. Como podemos ver la sombra de Sherlock Holmes se alarga inevitablemente hasta nuestros días.

 

©Artículo: Ana Arroyo, 2020.

Impactos: 213

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies