La novela que llegó del frío por Ana Arroyo

 

Emulando el título de aquella famosa obra de John Le Carré, en estos días que estamos viviendo una situación más bien de “summer is coming”, vamos a refrescar un poco el ambiente hablando de novela negra (obvio), pero de la que nos llegó del frío.

Es imposible no reconocer que la novela negra nórdica abarca un gran porcentaje de las ventas de novela negra del mundo. Todos nos acordamos del gram “boom” hace unos años y empezamos a leer a autores antes para nosotros desconocidos como Stieg Larsson, Henning Mankell, Arnaldur Indridason o Jo Nesbø.

Hemos leído en muchas publicaciones que los países nórdicos tienen las mayores tasas de delitos por mil habitantes de toda la Unión Europea. Los datos asustan un poco, el 20% de las mujeres reconoce haber vivido algún episodio de violencia doméstica y el acoso escolar causa estragos y es una situación que algún día tenía que trasladarse a la literatura.

Pero está claro que este “boom” literario, no es sino la consecuencia de un persistente trabajo en el mundo de la creación literaria originado por una pareja de novelistas que son el origen de toda esta novela negra nórdica. Y es que a mí me gusta ahondar en los orígenes…

Os estoy hablando de los escritores Maj Sjöwall y Per Wahlöö. Tras contraer matrimonio escribieron en pareja diez novelas protagonizadas por el inspector Martin Deck.

Interesados en la Criminología e impulsados por una fuerte motivación política, pues ambos formaban parte del Partido Comunista sueco, rápidamente se decidieron por escribir novelas policíacas, que fácilmente pueden capturar la atención del lector al tiempo que permiten el desarrollo de un debate intelectual. A través de una historia clásica de detectives, pero con una profundización en los aspectos sociales y psicológicos de la trama, la pareja publica en 1965 Roseanna, tratando de expresar su visión del mundo en general y de la sociedad sueca de la época en particular.

Henning Mankell (para todos nosotros conocidos) nos dice sobre ellos: “No sabría decir cuántas veces me han preguntado qué han significado para mí los libros de Sjöwall y Wahlöö. Creo que cualquiera que haya escrito sobre crímenes como reflejo de una realidad social ha sido inspirado, de una manera u otra, por ellos. Rompieron con las tendencias preexistentes en la novela policíaca”.

Como dice el novelista noruego Jo Nesbø,: “la novela negra europea bebe de un único origen: Maj Sjöwall y Per Wahlöö. Así que aprovecho este artículo como reconocimiento a esta pareja de escritores que fueron capaces de revolucionar un género, que es el que a los que leemos esta revista nos apasiona.

 

Artículo: © Ana Arroyo Martín, 2019.

Impactos: 139

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies