ENEMIGO INVISIBLE de Peter May por Beckett & Hawk

Peter May nacido en Glasgow en 1951 es conocido por su premiada “Trilogía de Lewis”. Empezó su carrera como periodista. Con veintiséis años publicó su primera novela, “The reporter” que acabo en la BBC que compró los derechos televisivos. A partir de aquí se convirtió en guionista y productor de televisión. Desde 1996 se dedica en exclusividad a escribir novelas, un afortunado.

En el prefacio nos explica como una novela sobre una pandemia mundial fue rechazada por los editores por ser “poco creíble”. Pero, cuando la pandemia se convirtió en una realidad decidió rescatarla. No será la primera, ni tampoco será la última novela que estire el chicle de la pandemia del Covid-19.

La trama se desarrolla en un Londres apocalíptico, donde un asesino despiadado está sembrando el terror por la ciudad. En una obra, donde están levantando un nuevo centro para poder atender a los miles de contagiados que mueren sin pausa, encuentran una calavera que parece ser de una menor.

Este hecho recae en las manos de Jack MacNeil, un policía que en 24 horas quiere abandonar el cuerpo por cansancio y problemas de conciliación familiar. En estas 24 horas tendrá que luchar contra los elementos, contra un asesino y contra una pandemia mortal que lucha con abrazar a todo aquél que se mueve por la ciudad. ¿Tendrá algo que ver esta calavera con los asesinatos que se están produciendo? Con esta base nos encontramos con un thriller con pocos trazos, o más bien ninguno, de novela negra.

La novela es como un telefilme de domingo al mediodía. Sabes que es una película hecha para televisión, pero de vez en cuando, te quedas enganchado para ver que pasa al final con la trama. Y todo esto te pasa aunque ya sabes que esas películas nunca serán recordadas en el futuro. Aún así, contiene alguna escena que te sacude por su originalidad y que despierta en el lector ese masoquismo de saber qué ocurrirá a pesar de que la historia hace aguas.

También hay que decir  que esta novela no profundiza en demasía en los personajes, quizás rasca un poco la superficie del asesino y del protagonista principal, pero poco más. De todas maneras, con un leguaje ágil y apoyado por una historia bien ligada, el bueno de May, consigue atraparte, cumpliendo con su objetivo de entretener. Hay que decir que hay novelas negras que profundizan en el alma humana, (que son las que a mi me gustan) y otras que nadan cómodamente en el thriller empujadas por una historia adictiva, historia que consigue que pases un buen rato.  Sin embargo, esta novela cumple con su objetivo de entretener, y eso por lo visto, funciona.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2021.

Impactos: 70

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies