LOS BUENOS HIJOS de Rosa Ribas por Antonio Parra

Título

Los buenos hijos

 

 

Datos publicación

Tusquets. Barcelona 2021. 304 págs.

 

Datos de la autora

 

 

ROSA RIBAS (El Prat de Llobregat, Barcelona, 1963) estudió Filología Hispánica en la Universidad de Barcelona. Ha escrito las novelas: El pintor de Flandes, La detective miope, Miss Fifty y la serie policiaca protagonizada por la comisaria hispano-alemana Cornelia Weber-Tejedor. También ha publicado, en coautoría con Sabine Hofmann, las novelas policiacas Don de lenguas, El gran frío y Azul marino, traducidas con gran éxito a distintos idiomas. Anteriormente publicó Un asunto demasiado familiar, el estreno de la familia detectivesca Hernández.

 

Sinopsis de la obra

 

            Nora se ha incorporado a la agencia de la familia, Hernández Detectives, tras su misteriosa desaparición, de la que se resiste a hablar. Mientras, los Hernández siguen ocupándose de algunos casos rutinarios. Hasta que un día solicita sus servicios un matrimonio que quiere saber por qué se suicidó su hija adolescente. Esa investigación va a cambiar la vida de los Hernández para siempre. Mateo, el padre y director de la agencia, asigna el caso a Marc, quien, gracias a las brillantes intuiciones de Lola, la madre del clan, averiguará que la chica llevaba una doble vida. Los padres de la muchacha, avergonzados, retiran el encargo, pero los Hernández no quieren detenerse; no sospechan el precio que pagarán por llegar demasiado lejos en la búsqueda de la verdad.

 

Reseña

Regresan los Hernández

 

            Ha vuelto Rosa Ribas a meternos dentro de la agencia Hernández Detectives, y dentro de la familia, en un barrio barcelonés donde todos se conocen, las defunciones se sienten como propias, y las huellas del tiempo afectan por igual, o casi, a todas las familias. Y lo ha hecho de la forma en la que sobreviven las buenas amistades, como si hubiéramos estado charlando con ellos la pasada semana, de otra forma no comprenderíamos los desvaríos de Lola, los silencios de Nora, los secretos de Mateo que guarda también Ayala, el instinto de Amalia, la tozudez de Marc o las ausencias de Claudia.

            En ocasiones, en estas páginas los casos son casi lo de menos, excepto porque se convierten en salvoconductos para penetrar en las almas de la familia, de un clan que está sujeto a la realidad con una telaraña de misterios, sombras y hasta silencios entre los que todos van sobreviviendo, quizá porque es mejor no hacerse demasiadas preguntas. Rosa Ribas deambula por esa casa, por unas habitaciones en las que hay que andar con pies de plomo, con una familiaridad y una soltura que son absolutamente apabullantes.

            Y es que en esa atmósfera es donde se verá hasta dónde llega la lealtad de esos buenos hijos que dan título a la novela, pero también cuál es el concepto que tiene Mateo Hernández de la investigación privada, y hasta qué punto las injerencias venidas de fuera lograrán influir, para bien o para mal, en la forma en la que este clan logre reaccionar, para poder constatar cómo de grandes son las grietas que amenazan con resquebrajarlos. Descubrirlas será una vez más trabajo del afanoso lector.

 

©Reseña: Antonio Parra Sanz, 2021.

Impactos: 105

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies