EL CASO DE ALASKA SANDERS de Jöel Dicker por Elena Rodríguez

 

Reseña de El caso Alaska Sanders de Joël Dicker por Elena Rodríguez Herrero

 

Joël Dicker nació en Suiza en 1985. En 2010 obtuvo el Premio de los Escritores Ginebrinos con su primera novela, Los últimos días de nuestros padres (Alfaguara, 2014). La verdad sobre el caso Harry Quebert (Alfaguara, 2013), fue galardonada con el Premio Goncourt des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa, el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa y, en España, fue elegida Mejor Libro del Año por los lectores de El País y mereció el Premio Qué Leer al mejor libro traducido y el XX Premio San Clemente otorgado por los alumnos de bachillerato de varios institutos de Galicia. Traducida con gran éxito a cuarenta y dos idiomas, se ha convertido en un fenómeno literario global. Alfaguara también ha publicado su relato El Tigre (2017) y sus novelas El Libro de los Baltimore (2016), en la que recuperaba el personaje de Marcus Goldman como protagonista, La desaparición de Stephanie Mailer (2018) y El enigma de la habitación 622 (2020), novela ganadora del Premio Internacional de Alicante Noir. En junio de 2022 se publicó El caso Alaska Sanders, la esperada secuela de El caso Harry Quebert y El libro de los Baltimore.

 

Sinopsis de El caso Alaska Sanders:

 

“«Sé lo que has hecho». Este mensaje, encontrado en el bolsillo del pantalón de Alaska Sanders, cuyo cadáver apareció el 3 de abril de 1999 al borde del lago de Mount Pleasant, una pequeña localidad de New Hampshire, es la clave de la nueva y apasionante investigación que, once años después de poner entre rejas a sus presuntos culpables, vuelve a reunir al escritor Marcus Goldman y al sargento Perry Gahalowood. En esta Ocasión contarán con la inestimable ayuda de una joven agente de policía, Lauren Donovan, empeñada en resolver la trama de secretos que se esconde tras el caso. A medida que vayan descubriendo quién era realmente Alaska Sanders, irán resurgiendo también los fantasmas del pasado y, entre ellos, especialmente el de Harry Quebert.”

 

La historia comienza el viernes 2 de Abril de 1999 cuando conocemos a la joven Alaska Sanders, que trabaja en una gasolinera situada en la carretera 21 de Mount Pleasant (New Hampshire). Se está despidiendo de su jefe, Lewis Jacob, que se marcha con su esposa a cenar por su cumpleaños. Alaska se queda encargada de cerrar la gasolinera, y dice que después se marchará porque tiene una cita. Esa sería la última vez que el Sr. Jacob vería con vida a Alaska, ya que a la mañana siguiente, se descubriría el cadáver de Alaska al borde de un lago.

Después de presentarnos estos hechos, la historia dará un salto hasta 2010, donde nos encontraremos con el escritor Marcus Goldman, ya convertido en célebre, que prepara el salto a la pantalla de su exitosa novela La verdad sobre el caso Harry Quebert. Conoceremos un poco como ha sido su vida durante esos años, y como es en el presente, porque aunque su fama no ha dejado de crecer, su vida personal y amorosa es bastante desastrosa.

Marcus decide trasladarse a visitar New Hampshire, añorando los recuerdos de su mentor Harry Quebert y todo lo que sucedió años antes en esas tierras. Allí se encuentra con otro personaje implicado en aquellos pasados sucesos y con el que tiene una estrecha relación: el sargento Perry Gahalowood.

Este encuentro será crucial para Marcus, porque el sargento investigó once años atrás el asesinato de Alaska Sanders y tras una serie de acontecimientos imprevistos, el caso de Alaska se volverá a reabrir, y juntos intentarán resolver el misterio.

Y es que, aunque el crimen de Alaska se cerró de forma rápida y el asesino se encuentra entre rejas, alguien querrá que se reabra de nuevo el caso y nuevas pistas van a ayudar a que la duda sobre si se hizo o no lo correcto recaerán sobre los implicados.

Se nos abren así muchas interrogantes que nos hacen pensar que ese asunto no está claro: ¿Realmente la persona encarcelada es el verdadero asesino de Alaska, o cayó en una trampa?. ¿Quién era Alaska Sanders y cuáles fueron los acontecimientos que la llevaron a ese trágico final?. ¿Se realizó una investigación concienzuda en 1999?. Y lo que es más importante: ¿El verdadero asesino sigue en libertad once años después?.

Todas estas incógnitas y muchas más son las que nos plantea Dicker en esta historia enrevesada y que dando saltos temporales (para conocer lo que sucede y lo que sucedió), nos descubrirá que nada es lo que parece y que casi todos los personajes tienen algo que esconder.

Tendremos muchos giros de trama, muchos personajes y se formará una red de la cual no sabremos como conseguirá salir hasta el final.

Esta novela tiene muchas subtramas, pero todas quedan cerradas, y la complejidad de su argumento hará que nos resulte muy adictiva y entretenida.

Te introduces muy bien en la historia, y cuando piensas que ya no pueden pasar más cosas, Dicker te saca nuevas pistas e incógnitas y ya no puedes parar.

Los personajes están muy bien construido, y la ambientación acompaña mucho a la historia, ya que nos encontramos con una tragedia en una pequeña localidad donde todos se conocen y las rencillas personales y familiares están a la orden del día. Eso lo convierte en un escenario agobiante, donde no te explicas que siendo tan pequeño hayan pasado tantas cosas (y “nadie sabe nada”).

Jöel Dicker ha culminado con matrícula de honor esta trilogía (de momento trilogía, no sabemos si Goldman dará para más historias), y se ha resarcido de las malas críticas que obtuvo con su anterior novela (El enigma de la habitación 622), que personalmente a mí sí me gustó. Era una novela más intimista, cuya resolución no convenció a la mayoría de los lectores, y con esta última ha vuelto a sus orígenes, una novela de misterio e intriga donde todo está muy bien hilado.

Y hasta aquí la reseña de El caso de Alaska Sanders. Le puse 4.5 estrellas en Goodreads, porque Dicker nos volvió a regalar una historia que aunque extensa, te mantiene pegad@ a sus páginas hasta el final. Por cierto, que para la portada de este libro Dicker ha vuelto a usar un cuadro del pintor Edward Hopper, algo que ya ha hecho en anteriores novelas.

Dejadme en comentarios que os ha parecido la reseña y si habéis leído esta novela. Decidme también que más obras de Dicker conocéis y que os parece este autor.

Sin más me despido con un saludo hasta la próxima reseña.

 

©Reseña: Elena Rodríguez, 2023.

Visitas: 64

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies