Todos nosotros de Javier Menéndez Flores por Beckett & Hawk

Hola, Radiola.

Me vais a perdonar, pero me veo poseído de nuevo por el espíritu de los 80. Hemos cogido el De Lorean, y nos hemos ido 40 años hacia atrás.

La novela, es para pasárselo “chupi-guay” ya que el argumento está bastante entretenido. Empiezo por aquí, para que se entienda un poco mejor todo lo demás y no creáis que “no merece la pierna”.

Todo empieza con el atropello de una pobre chica, Elena, que desorientada, cruza una carretera y un pobre infeliz la atropella de manera accidental. Así, empieza el caso que seguirán investigando, ya que hay más chicas desaparecidas y pueden tener relación.

La investigación la llevan dos “maderos”, uno que va hecho un pincel (al menos al principio) y otro de la vieja escuela “postfranquista” de la policía, fan de Julio Iglesias y Jose Luis Perales. Sus discusiones, con el juego que daba este tipo de relación “ya te digo Rodrígo” que se nos han quedado un poco cortas.

Sin embargo, las partes en las que se nos presentan a los “chungos”, sorprenden por su dureza en comparación con el ambiente que envuelve la novela. Pero que se repiten casi sin aportar nada. Durante la lectura, hay unas cuantas cosas que para nuestro parecer, sobran. A veces, nos dan explicaciones que no pedimos o que no queremos recibir de manera directa. Es muy diferente, narrar una escena a explicar una escena.

Se le podría haber sacado más partido, “Te lo juro por Snoopy”. Una buena trama, un repaso por la sociedad de finales de los 70 y los 80, que nos traen recuerdos del pasado y te ayudan a colocarte temporalmente y poco más, quizás en exceso.

El libro consigue tenerte entretenido durante su lectura, pero echas en falta algo. No sé, quizás mas “currele” en los diálogos o quizás en la exposición de la trama. Cuando te cae una novela que viene con una maquinaria de marketing a lo Planeta, insisto, las expectativas son altas y el resultado, esperado. No es para tanto, una puesta en escena con lenguaje plano, sin giros, ni sobresaltos, que te deja frio.

Y no, no podemos decir que no esté bien escrita, que no entretenga y que padezcas en algún momento el mal de querer abandonarlo. Ninguna de estas cosas te pasa. Pero cuando lo acabas y cierras sus tapas, pues te quedas un poco “Toma Jeroma, pastillas de goma”. Pero luego te das cuenta de que lo has comido pese a la segunda parte y un epilogo que tela marinera, “ya ves truz” y tiene 500 páginas.

Así que como siempre decimos, leed, leed y sacad vuestras propias conclusiones, malditos.

Ciao, pescao. Espero volver a los 2021 pronto, pero Doc parece retrasarse.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2021.

Impactos: 118

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies