Ross Macdonald, y la serie Lew Archer por Beckett & Hawk

 

ROSS MACDONALD, Y LA SERIE LEW ARCHER

 

Ross MacDonald es sin duda un referente en la novela negra, uno de esos escritores a los que siempre voy a parar cuando necesito sentir algo auténtico. El bueno de Ross es, sin duda, un maestro, alguien que marca un camino que hay que seguir, una figura destacada cuya contribución al género ha dejado una huella profunda y duradera. Y uno de mis escritores favoritos.

Macdonald es conocido mundialmente por su serie de novelas protagonizadas por el detective privado Lew Archer. Esta serie, que comprende 18 novelas, es un ejemplo clásico de lo que representa y de lo que es la novela negra. Lew Archer, al igual que otros detectives privados emblemáticos del género, como Sam Spade o Philip Marlowe, se ve envuelto en tramas complejas y se enfrenta a personajes oscuros y situaciones intrincadas que acaban cautivando al lector. Pero a diferencia de otros escritores de novela negra, sus personajes adquieren una complejidad psicológica, porque el autor no solo nos presenta la trama, sino que explora las motivaciones, impulsos y emociones que alimentan a los personajes que protagonizan la historia.

Pero, paralelamente a la profundidad psicológica, el autor aborda igualmente temas sociales y familiares. La corrupción, la violencia, el engaño y la falsedad, que se convierten en elementos recurrentes de sus novelas y que amplían la dimensión de los libros de Ross MacDonald y le dan un ámbito atemporal que llega a nuestros días.

Pero no solamente las novelas de MacDonald tienen un buen personaje, una buena trama y un buen desenlace, sus obras, además, tienen una buena calidad literaria, con un lenguaje cuidado, reflexivo, atractivo para la mirada del lector y para todo aquel que se acerca a sus libros.

La novela negra, y específicamente la subcategoría hardboiled, es un género literario que se caracteriza por sus historias de crimen, detectives duros y contextos urbanos o suburbanos. Ross Macdonald sigue la tradición de autores como Dashiell Hammett y Raymond Chandler, quienes fueron pioneros en este tipo de narrativa en la primera mitad del siglo XX. Pero, además, aporta su manera de escribir, su manera de relatar, haciendo que la novela negra adquiera una profundidad y una carga psicológica que marcará a escritores posteriores.

 

Aquí os dejamos algunas de sus novelas:

 

  • Serie Lew Archer:

 

  • El cero y el infinito (The Moving Target), también conocida como Harper (1949)
  • La piscina de la muerte (The Drowning Pool) (1950)
  • La forma de morir de algunos (The Way Some People Die) (1951)
  • La sonrisa de marfil (The Ivory Grin) (1952)
  • El sombreado litoral (Find a Victim) (1954)
  • La costa bárbara (The Barbarous Coast) (1956)
  • Los doomsters (The Doomsters) (1958)
  • El caso Galton (The Galton Case) (1959)
  • La mujer Wycherly (The Wycherly Woman) (1961)
  • El coche fúnebre (The Zebra-Striped Hearse) (1962)
  • La intrusa (The Chill) (1964)
  • Dinero negro (Black Money) (1966)
  • El enemigo inmediato (The Instant Enemy) (1968)
  • La mirada de adiós (The Goodbye Look) (1969)
  • El hombre subterráneo (The Underground Man) (1971)
  • La Bella Durmiente (Sleeping Beauty) (1973)
  • El martillo azul (The Blue Hammer) (1976)

 

  • Otras Novelas:
  • Ciudad azul (Blue City) (1947)
  • El asunto Ferguson (The Ferguson Affair) (1960)

Y sobre todo como siempre os digo, hay que leer malditos.

 

©Artículo: Beckett & Hawk, 2024.

Visitas: 120

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies