Lo que no dicen los muertos de José Manuel Fuentes Muñoz por Beckett & Hawk

Un pequeño pueblo costero al sudeste del litoral mediterráneo español, Cabo de Palos. Un paraje contradictorio inundado por hordas de turistas en verano y abandonado a su suerte en invierno, con apenas un centenar de vecinos. Un lugar perfecto para desaparecer. Pero Gabriel no quiere desaparecer, al contrario, pretende encontrar. Lleva demasiado tiempo huyendo y ansía la redención a través de la búsqueda de su hermano Ángel, al que hace más de veinte años que no ve. Tras el incendio.

Libia, sin embargo, tiene otro propósito. Una abogada implacable que ha conseguido cierta notoriedad por el eco de su último caso, la defensa de un grupo de depredadores sexuales conocidos como La Jauría, intenta desesperadamente encontrar la paz a través del olvido. Olvidando su pasado. Borrando su presente. Y Arturo, católico recalcitrante que suplica el perdón de su hija Ana tras el fallecimiento de su mujer. Su dios le ha dado la espalda y desconoce el motivo. Redención, olvido y perdón. Para conseguir sus objetivos todos tendrán que matar.

 

Gabriel, el protagonista busca a su hermano con el que hace tiempo que perdió el contacto. Durante su búsqueda se encontrará con Libia (una abogada implacable), que le ayudará en su cruzada.

Ambos interactuarán con diferentes personajes que les irán proporcionando pistas. Todo ello regado con multitud de muertes y situaciones peligrosas. La obra tiene sus momentos oscuros que la acercan bastante a la novela negra.

Los personajes son sombríos, fríos y lúgubres. Desde el inicio se plasma la espiral de desgracias personales que prevén un futuro muy negro para todos ellos.

El autor de la obra tiene la extraña tendencia a dejar frases a medias, cortadas por un punto y seguido donde intenta “aclarar” o “puntualizar” algo que sucedió en el pasado. O la decisión de contabilizar segundos o minutos que sinceramente no aportan gran cosa al relato. En varios momentos pierdes el hilo de la historia con esas divagaciones no exigidas por la novela.

La obra está estructurada a modo de guion. Por lo visto, según un artículo que hemos podido leer, en realidad esperaba ser más una película que no pudo llevarse a cabo, que una novela en sí. Tal vez por eso su estructura al inicio puede ser un poco complicada de seguir, aunque los cabos se atan durante la historia de una manera adecuada. Donde los saltos entre personajes nos permiten una lectura entretenida descubriendo esos lados oscuros de los mismos.

Una novela que no te deja indiferente, que por esos pequeños detalles que hemos plasmado no evitan que te adentres en una buena historia. Y si, bastante negra.

 

José Manuel Fuentes Muñoz es graduado Superior en Diseño Gráfico por la ESD de la Región de Murcia, postgrado en Comunicación Audiovisual en C.E.U San Pablo, Máster en Producción de Cine y TV en TRACOR y El Mundo TV. Diseñador gráfico, ilustrador y creativo publicitario.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2020.

Impactos: 132

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies