En serie: Recursos Inhumanos por Beckett & Hawk

Acabo de terminar “Recursos inhumanos” una serie francesa que he podido disfrutar en Netflix. Una serie basada en el libro del mismo nombre del escritor francés Pierre Lemaitre. Un escritor de alto copete con el que he llegado a sincronizar mi gusto por la novela negra. Y es que mi adorable Pierre es un grande. Un escritor que se ha hecho un hueco a base de codazos literarios para ocupar el lugar que sin duda se merece. Sus letras me han dejado una pista que he seguido hasta esta mini serie de seis capítulos que no han dejado en mal lugar su novela.

Y es que en “Recursos inhumanos” podemos ver esa crítica social de nuestro tiempo, ese análisis de la lucha entre el hombre y las grandes corporaciones, entre la inteligencia y la maldad. Una lucha sin cuartel donde no hay leyes que determinen las armas a emplear. Es un análisis del hombre frente a un mundo duro e implacable que amenaza con derribar todo lo que hay de verdad y de justicia.

Tenemos que hablar del protagonista, que como un vendaval acaba devorando una historia que arrastra al espectador hasta el interior de un personaje, Alain Delambre, que, empujado hacia el fondo por una sociedad fría, lucha por salir de las aciagas aguas que le intentan ahogar en el más profundo barro.

En Recursos inhumanos conocemos a Alain Delamabre, un hombre con 57 y que actualmente está en el paro. Fue un ex Gerente de Recursos Humanos bastante eficiente, pero fue despedido hace seis años por su ya avanzada edad.
Alain ha sido arrastrado a hacer una serie de extraños trabajos acuciado por su situación de desempleo. Vive con su esposa y sus dos hijas en un apartamento en no muy buenas condiciones.
Pero de pronto le llega una atractiva oferta de trabajo que no duda ni un segundo en rechazar. Se trata de una empresa de reclutamiento para un puesto de Director de Recursos Humanos. El patrocinador es Alexandre Dorfmann,  de CEO de Exxya, una compañía aeronáutica multinacional.

Pero no todo es como Alain lo imaginaba. La cosa se pone de lo más feo cuando Delambre se da cuenta que nada más que es un peón en un juego coporativo de lo más cruel, y que no puede hacer nada para detenerlo. Solo buscar la peor salida, la más desesperada.

Hay que mencionar que el tal Alain Delambre está recreado por Eric Cantona, un exfutbolista reputado, que de una manera asombrosa interpreta a la perfección al personaje principal. Parece haber nacido para ello. Son de esos actores que llenan la pantalla y que arrastran al espectador a no cesar en el empeño de ver un capítulo más.

Pues eso, en esta serie podéis ver la mezcla perfecta de un buen texto original y la magistral interpretación de todos los actores que decidieron subirse a este tren. Un tren que sin duda vale la pena coger y que llevaran al espectador hasta donde quieran ir.

Pero como siempre decimos, antes de ver esta mini serie, leeros el libro de Pierre Lemaitre, os aseguro que me lo agradeceréis. Porque ya sabéis lo que siempre os digo, leed, leed malditos.

 

©Artículo: Beckett & Hawk, 2021.

Impactos: 141

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies