EL EDEN DE LAS MANITAS DE CERDO de Enrique Balsa por Beckett & Hawk

Hablar de Enrique Pérez Balsa es hablar del hombre y del escritor, un tipo que conocí en la librería SOMNEGRA y con el que podría haber acabado en cualquier tugurio tomando unas cañas. Alguien que transmite y que te deja ver esa calidad cercana que tienen aquellos que son grandes. Le prometí leerme su libro y yo le regalé el mío. Era un intercambio entre ladrones de palabras.

Y después de acabar mi interminable montón de libros que se acumulaban en mi mesita de noche, decidí cumplir con mi promesa. El enfrentarme al “Edén de las manitas de cerdo” no era cualquier cosa, el señor Balsa venía de ganar el premio Wilkie Collins en su octava edición. No era broma. Me acomodé en un sillón, me puse un bourbon cargado de hielo y me dispuse a sumergirme en ese mar de letras que se dibujaba delante de mí.

Apenas pasaron unos días cuando llegué al final. Cerré despacio el libro e inspiré profundamente, “!joder… joder que bien me lo he pasado!” Y es que ese Enrique dispara con una magnum. Una novela diferente, divertida, irónica, bien escrita, llena de giros y sorpresas. ¡Qué callado te lo tenías Enrique!

“El edén de las manitas de cerdo” es un libro para recomendar, es un libro para disfrutarlo y para olvidar ese mundo rutinario que nos rodea por doquier. Sus personajes están bien trabajados, con esa naturalidad que da la vida misma, y la historia que los rodea es una peripecia que nos recuerda que no todo es lo que parece y nada sale como teníamos pensado. Por un momento me trajo recuerdos de los libros de Tom Sharpe. Obra repleta de un humor inteligente que te secuestra sin condiciones. Por eso, aunque pienso que no es una novela negra al uso, he de decir sin temor a equivocarme que es un pedazo de libro.

Me alegro sinceramente del éxito de la novela de Enrique Pérez Balsa, porque él solito ha sabido escribir un libro que, como aquellos grandes libros, está escrito para y por el lector. Y éste sabrá agradecerlo. “El Edén de las manitas de cerdo” es una ventana por donde circula aire fresco, ese aire que purifica esa atmósfera enrarecida en la que se ha convertido el mercado literario actual.

Por eso y por lo que nos has dado, disfruta de este momento Enrique Pérez Balsa, porque es tu momento.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2019.

 

Impactos: 139

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies