Cormac McCarthy por Beckett & Hawk

Hablar de Cormac McCarthy es hablar de uno de los mejores escritores que hemos podido leer, es un escritor de letras mayúsculas que nos hace tiritar nuestra ya gastada piel, es uno de esos genios que todavía anda suelto por estos mundos de las letras. Es alguien de quien hemos aprendido, con el que hemos disfrutado y que nos ha sabido abrir esa boca nuestra tan poco acostumbrada a lo asombroso y a lo maravilloso.

Cormac es un autor total que puede situarse en casi cualquier género, pero nosotros nos lo apropiamos, porque el alma sin Dios, que es este buen hombre, es negra como el carbón que aún sacamos por esos mundos perdidos. Si pudiera fichar a alguien para nuestro equipo sin duda sería a él. Saldría desde el principio y lo pondría a repartir juego, ese juego de letras que nadie como él sabe manejar.

Y si alguien tiene alguna duda solo le recomendaría que se bajara al fango de la existencia humana que es “No es país para viejos”. Un libro que todo amante de la novela negra tiene que leer como los salmos que se cantan en alguna iglesia. Un libro desgarrador y a la vez fantástico que nos mancha nuestro espíritu de ese polvo seco y árido de la frontera americana y que nos sirve para abrir a nuestros instintos a una realidad dura y salvaje que representa el alma humana.

Los fundamentos de “No es país para viejos” son sólidos, personajes con fuerza, con carácter, una crítica despiadada a un sistema americano que ha dejado de tener sueños y un análisis de la condición humana que cualquier sicólogo de despacho le gustaría firmar. Porque esta novela negra, negrísima se desarrolla como un buen western donde un sheriff de pueblo hace frente a los malos malísimos surgidos del mismo infierno. Pero la perfección no existe y todo buen personaje que se precie tiene esa tonalidad clásica que se sitúa entre el blanco y el negro. Porque no nos engañemos hasta usted querido lector tiene ese color tan especial que podría transformarle en el mismísimo Satanás o tal vez en una virgen María llena eres de luz.

Este mago de las palabras no solo domina la historia narrativa, el mundo interior de los personajes y esa vida del sur tan árida como un buen whisky de malta, además escribe con esa naturalidad que le da estar por encima de los demás. Porque Cormac sabe lo que quiere contar y como lo quiere contar, domina los tiempos y la gramática, no se anda por las ramas, tiene que contar algo y lo cuenta, las florituras son para otros, él navega por las tormentosas aguas de la esencia del lenguaje. El que busque poesía que lea a Whitman. McCarhty está para otras historias y juega en otra división.

Para aquellos ángeles caídos que todavía no leen novela negra, tienen la película de los Cohen, que me atrevería a recomendar sin miedo de meter la pata, porque refleja la esencia del libro. Aunque como buen lector recomiendo ponerse cómodo en una butaca, poner un buen blues, una copita de buen bourbon y dejarse llevar por Cormac McCarthy a ese infierno sureño que es “No es país para viejos”. Después haced lo que queráis, sois libres… o no. Pero ya sabéis mi frase: leed, leed malditos.

 

©Artículo: Beckett & Hawk, 2019.

 

Impactos: 197

1 thought on “Cormac McCarthy por Beckett & Hawk

  1. Puede que lo lea……La carretera es deprimente hasta aburrirte y para nada es un buen libro. Tiene mucha fama pero no es un buen libro, en cambio Suttree merece mucho la pena. Un pero, que gasta muchas líneas en descripciones. Sin embargo, las situaciones, personajes y diálogos son realmente buenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies