Adiós, Alexis Ravelo por Beckett & Hawk

 

ALEXIS RAVELO, UNO DE LOS NUESTROS

 

Conocimos a Alexis Ravelo en Guadalajara en negro, uno de esos festivales de novela negra donde a veces los escritores nos citamos para hablar de nuestro género. Lo conocimos alrededor de una mesa y con algunas cervezas de por medio. Nos pareció un gran tipo, una persona cercana, amable, agradable al trato y con el que nos echamos unas risas. Un tipo con gran sentido del humor y con ese carisma canario que nos cautivó a todos.

Pero además de persona, Alexis Ravelo era y es un gran escritor, uno de esos valores imprescindible en la novela negra de nuestro país, ganador del premio Getafe negro, el Dashiell Hammett, El premio Valencia Negra, el premio Café Gijón 2022 y el premio Tormo de Las Casas Ahorcadas. Un escritor prolífico, con más de una veintena de libros escritos a puro pulmón.

Creador de la serie de Eladio Monroy, ese marinero que trabajó 20 años en la marina mercante y que Alexis Ravelo lo disfrazó de protagonista para iluminar sus libros con fracasos, bajos fondos corrupción o bajos fondos. Siempre Las Palmas de gran Canaria como escenario y siempre con la honestidad que se esconde detrás de un escritor que se lanza a las páginas en blanco con el deseo de ser uno mismo, con el deseo de ser diferente, de crear de la nada algo sobre lo que pensar, algo sobre lo que rebelarse. Pero a la vez buscaba a sus lectores, intentando divertir e inquietar al mismo tiempo y llamar su atención sobre aquello que nos preocupa.

Ravelo nació y murió en Las Palmas de Gran Canaria, hizo de su ciudad su alma y nunca pensó en abandonarla. En sus libros se puede pasear por sus calles, conocer a sus gentes, sus barrios, sus bienes y sus males. Porque Alexis fue un escritor de barrio, un escritor que se alimentaba de sus experiencias, de sus vivencias y de todas aquellas cosas que a uno rodean sin pedirle permiso.

Alexis Ravelo dijo que “si no hubiera tenido libros alrededor no sé qué habría sido de mí”, porque Alexis antes de escritor fue un gran lector, se agarró a los libros con esa necesidad que tienen aquellos que aman la literatura, aquellos que aman la vida, esa misma que sin misericordia se acaba llevando todo lo que uno tiene. Porque desde pequeño Alexis estaba destinado a ser escritor, y uno de los grandes.

Todavía recuerdo a Alexis Ravelo… grandote, sonriente, cercano, sencillo y buena persona. Las letras están de luto, se ha ido un grande, se ha ido Alexis Ravelo, pero nos deja sus libros, sus historias, sus personajes. Y esos siempre vivirán dentro de nosotros.

Adiós, Alexis Ravelo.

 

©Artículo: Beckett & Hawk, 2023.

Visitas: 48

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies