A menos de cinco centímetros

MARISA ARIAS|Málaga

A MENOS DE CINCO CENTÍMETROS

El lector que tenga en sus manos A menos de cinco centímetros (Espasa, 2017) se convertirá en un lector osado, dado el buen contenido de intriga, crimen, sexo y otros elementos como la verdad, la trata de mujeres, violencia, inseguridad, miseria, lujo, mentiras o una buena dosis de secretos que la hacen altamente adictiva. En suma, muchos ingredientes que se disfrutan en un todo, muy bien combinados, y que puedo asegurar que atrapa desde el comienzo hasta el final..

Entre sus dos principales personajes, un detective, Roures y una mujer especial, Misia, gira la trama principal.

La protagonista, Misia no es una mujer fuerte. Es bella y sensible a la vez. Por lo tanto, insegura y llena de miedos. Casada con un millonario. Pero esconde cosas del pasado. El lujo la rodea hasta en sus delicados detalles como su propio perfume, aroma de violetas a juego con sus ojos y sabremos por qué en el cuestionario.

El protagonista masculino, en este caso Roures es un hombre fiel a su trabajo de investigación, pero decepcionado la existencia. A sus manos le llegará el caso de su vida: descubrir al escritor Artigas, un atractivo escritor de éxito, con pasión especial a las mujeres.

De cómo Misia cae en las redes de uno de estos dos hombres que ya casi he mencionado anteriormente gira el contenido básico de muchos de sus capítulos que hacen que todo resulte bien diseñado y encajado. Igual que la ambientación que los enmarca. El lector llega a visualizar hasta el mínimo detalle que rodea a los personajes y a las escenas.

La novela tiene ritmo y, sin perder de vista la astucia de algunos personajes o el propio enredo, se van dando pautas para llegar al final de una investigación cerrando todos los cabos sueltos. Cabe indicar que el personaje secundario, Katia, es muy importante en la trama.

El lugar donde se desarrolla es Madrid (en el barrio de Malasaña). La propia autora nos hablará del porqué de este lugar en concreto. Respecto a la portada, es evidente el tema al que elude a simple vista: el sexo.

El sexo en nuestras vidas no es nada erótico, aunque haya sido o sea aún un tema tabú. Se puede encontrar con facilidad en los distintos géneros como poesía, teatro, literatura ….y como punto de existencia, puede acompañarnos desde que la sociedad existe como tal. Si nos adentramos en la Antigua Grecia con la unión de Ptolomeo y su hermana Arsinoe; o en la misma actualidad, se puede encontrar en el inmenso planeta en Internet, donde, desde el sadomasoquismo por un lado o el abominable abuso hacia los menores, por otro, están a la orden del día. Hoy por hoy, tenemos un amplio abanico de categorías o vivencias de placer carnal. Unas más toleradas o permitidas y otras, absolutamente fuera del cualquier comprensión.

Me pregunto qué puede haber más normal que pensar en algo, desearlo y hacerlo. Es en la forma, donde reside el secreto que pueda resultar elegante, natural o justo lo contrario.

En la novela negra resulta altamente atractivo que cualquier historia contenga una justa dosis de este apartado. Y siempre que exista, desde una crítica social o refleje el interior del alma del ser racional, hará su importante función.

Por tanto, puede surgir debido a un origen de prostitución; de un exclavismo, con su poder social o fetiche; o el mismo deseo del placer llevado a cabo de forma natural derivado del amor y de forma placentera y sensual. Y ahí el erotismo hace de hermano mayor. De cualquier forma, casi siempre es la mujer la que recibe dicho acto.

Será a partir de los años 50 del siglo pasado, cuando el sexo aparecerá de forma más predominante en la narrativa de este género. Muchas veces con violencia, crueldad, por parte de la figura masculina que somete a la femenina con su lado machista, pero, como todo avance o paso del tiempo, puede que nos encontremos un polo opuesto, el de buscar otra perspectiva que no sea la masculina.

Actualmente, dada la variedad de estilos y matices dentro de la novela negra, hablar de subgéneros se hace casi normal dado la cantidad de autores que hay, muchos con su estilo propio y definido. Igual pasa con la materia a tratar en este análisis. Es decir, los roles predeterminados ya no lo son tanto. Dentro de las condiciones fisiológicas y anatómicas que nos definen a cada uno, se puede optar por combinados que derivados de la realidad servirán de abanico de formas de vivir o entender nuestra sexualidad en una forma más normal. Hemingway y su sobreactuada virilidad que cultivó en su obra literaria y de cara al público y, que ahora han descubierto que sentía cierta inseguridad ante su propia identidad. O como autoras como Patricia Highsmith, que ya trataron la homosexualidad de forma natural en una sociedad con otras formas de vivir. Al fin y al cabo vivirlo y disfrutarlo como mejor uno quiera. Lo moral y lo inmoral o cara a cara para sentirlo sin ataduras.

Pero volviendo al papel de la mujer y a la unión: sexo-violencia-sangre, dice la autora de Petra Delicado, Alicia Giménez Barlett: “Los estereotipos de mujeres en la novela negra son terribles: prostitutas redimidas, mujeres fatales, incitadoras al crimen, víctimas, esposas de policías… Una galería bastante funesta”.

Aunque hay una verdad clara, la presencia de la mujer tanto como autora o asesina, va en aumento. Y en ello, saber el por qué se desencadena un asesinato, o el mecanismo que hace que esto ocurra, es lo que a las mujeres les interesa más, al fin y al cabo. Más que la forma, el fondo psicológico.

Para terminar, volvamos al fondo de la novela negra y su finalidad, “entretener sin perder de vista el quién lo hizo”. Y en concreto en la novela de Marta Robles, mover temas en la sociedad actual como la trata de mujeres es algo que se refleja claramente, logrando a la vez que la mente del lector actúe acorde al engranaje de una buena trama.

Espasa Libros, 2017

344 Páginas

ISBN: 9788467048957


 

La vida es una ley de compensaciones”

A menos de cinco centímetros es una novela negra audaz, con alto contenido de sexo, pero también dura, donde el misterio, asesinato e investigación hacen de grandes pilares. Y un tema de fondo o que rodea la trama, como son los engaños o lo que todos escondemos en nuestro interior.

 

¿Qué diría que pesa más en esta novela, el lado de la verdad, el lado oscuro o ambos por igual?

Esta novela es como la propia vida: está llena de turbiedades que con mucha frecuencia ocultan total o parcialmente la verdad.

¿Qué nos puede contar sobre los nombres plasmados para los personajes, como Misia, Roures o Artiga? No son muy habituales…¿Algún motivo para esa elección?

Misia era el nombre de una pianista casada en terceras nupcias con el pintor catalán José María Sert. Además era la íntima amiga de Cocó Chanel y quien la introdujo en la alta sociedad. El perfumista de Chanel, Olivier Polge la homenajeó en nombre de la propia casa Chanel creando un perfume de violetas bautizado con su nombre. Los ojos de Misia Rodríguez de Rothman, mi personaje son violetas y su perfume es precisamente ese, el que lleva su nombre. En cuanto a Roures, es Robles en Catalán, Carballo en gallego, Carvalho en portugués… Elegí ese apellido para mi detective por dos razones, una porque el Tony Roures, se llamaría en castellano como mi padre, Antonio Robles, que murió hace años y otra porque quería hacerle un guiño a Manuel Vázquez Montalbán, a quien tuve la suerte de conocer y a quien admiraba mucho, y a su Carvalho. Respecto a Artigas, simplemente se me ocurrió, no sé por qué. Me vino a la cabeza y vi que era el nombre de mi escritor.

La novela contiene una buena dosis de música, ¿cree que la música puede ser un elemento determinante en la trama de cualquier novela?

Hay novelas con música y otras que no tienen banda sonora, pero yo agradezco la música, me contextualiza cualquier escena y el propio carácter de los personajes. Para mí la vida sin música no tendría sentido. Pero, además, en esta novela tiene una finalidad específica. Mi detective, Roures, es un hombre bastante atormentado por su pasado y quería que tuviera un bálsamo particular que le curase en cierto modo las heridas. Y es la música.

¿Qué personaje le ha costado sacar más fuera y cuál tiene más de Marta Robles?

Todos los personajes necesitan su atención particular, pero es cierto que Roures es el que me ha salido con mayor fluidez. Quizás porque es el que más tiene de mi misma. Aunque todos tienen algo de mí. Incluso la propia Isabel que es uno de mis personajes favoritos y es un homenaje a mi amiga Mabel Lozano por su compromiso contra la trata de personas. No sabría decirte quién me costó más. Los trabajé mucho a todos. Y los tengo tan interiorizados ya a todos, que ya son parte de mi misma.

La miseria y el lujo o viceversa, en contraposición. Ambos temas aparecen claramente en esta novela tocando los bajos del mundo cruel del tráfico de mujeres o menores, toda una realidad actual. En una sociedad tal como la que nos movemos, ¿podría existir una sin la otra? ¿Cree que una se podría zambullir en la otra?

Creo que, por desgracia el brillo del lujo y la sordidez de la miseria son el anverso y el reverso de la misma moneda. Es tan frecuente ver como los paraísos de unos están construidos sobre la desgracia de los otros que deberíamos tenerlo en cuenta mientras nos encontramos cómodamente asentados en nuestra vidas alegres y felices. La trata de mujeres y niñas es una realidad que sabemos que existe, igual que sabemos que todos esos clubes con lucecitas de las carreteras están llenos de mujeres esclavas. Y sin duda somos conscientes de que no existirían si no hubiera quien pagara por ellas, aunque tratemos de mirar para otro lado como si el asunto no fuera con nosotros y nos convirtamos en cómplices.

Cuál podría ser la clave del éxito en la vida, arriesgarse o conformarse con lo dado? ¿Hablar o callar? ¿O por contra, y sin mencionar más polos opuestos, cree que en realidad funcionamos llegando al límite?

La vida es una ley de compensaciones. Hay personas para las que una vida sin riesgo no tiene sentido y otras que, por el contrario, necesitan la seguridad hasta el aburrimiento. En cuanto a los límites…, ninguno de nosotros sabemos cómo seríamos capaces de reacción si nos pusieran al límite. Algunos descubriríamos que somos unos auténticos héroes y otros que somos unos villanos. Nadie sabe en qué le puede convertir la vida, si la vida decide ponerle a prueba…

La narrativa del género negro actualmente es clara y directa con su denuncia social y podemos decir que llega al lector con facilidad. ¿Qué cree que falta o sobra en este género?

A mí es que me gusta mucho el género y me parece que no le falta ni le sobra nada, cuando se trata de buenas novelas, claro. Según Borges no se le prestaba demasiada atención porque “no era lo suficientemente aburrido”. La realidad es que creo que hay obras maestras dentro del género negro. Y también malas historias peor contadas. Pero eso pasa en solo ocurre en la novela negra. A mí no me gusta solo leerlo, también me gusta escribirlo porque me proporciona herramientas para ser especialmente comprometida. Y yo no entiendo la vida sin compromiso.

¿Cree que Misia podría estar en cualquier barrio de lujo de una gran ciudad?¿Una Madame Bovary?

Sin ninguna duda. De hecho, vive en el barrio más lujoso de Madrid. Y tiene algo de Madame Bovary, aunque con sus particularidades.

¿Por qué el barrio de Malasaña? ¿Por qué Madrid?

Madrid por varias razones. Porque es mi ciudad y porque había pocas novelas negras que tuvieran como escenario la capital, era más frecuente situarlas en Barcelona. Y Malasaña porque fue y es parte de mi vida, porque me fascina y porque creo que es un lugar en el que pasan muchas cosas y se mezclan muchas vidas. Un barrio que fue muy familiar, que luego se transformó en el epicentro de la movida, que más tarde pasó a ser una zona de prostitución y droga y que finalmente acabó convertido en un espacio de moda, pero donde aún quedan restos del naufragio y también habitantes, olores y sabores de ese barrio primero donde Malasaña era como un pequeño pueblo.

Después de esta primera experiencia en el género negro, ¿seguiremos leyéndola con más títulos e, incluso, repitiendo personaje como el bueno del detective protagonista, Roures?

En estos momentos estoy ya con un nuevo caso del detective Roures. No sé cuánto tiempo me acompañará, dependerá de los lectores, pero sé que soy muy feliz yendo de su mano.

Texto ©  Marisa Arias- Todos los derechos reservados

Publicación ©  Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.

 

Impactos: 158

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies