Reseña de Tres minutos de color

RESEÑA de “Tres minutos de Color”

Vinagre y sal. Bajo este título Marisa Arias reseña “Tres minutos de color” del escritor Pere Cervantes.

Antes de empezar a hablar de esta novela en sí, mencionar un apunte: he leído más de una aventura de ‘María’ en las novelas de Pere Cervantes e incluso algún que otro libro de este autor fuera de este género. Tres minutos de color sorprende y rompe con el estilo de novela negra. No soy amiga de dar muchos detalles sobre las tramas pero vayamos a dar algunas claves y que sea el lector el que se mueva por su motivación de saber más, leyendo la intrigante:

Tres minutos De Color.

Esta última novela de Pere Cervantes para empezar, no es de las que se leen deprisa. Aquí hay trama policial,si, pero también hay que reflexionar ante lo descrito y meditar en su mensaje principal. El tiempo frente a la muerte o al revés. Ese duelo sin fin del cual no sabemos nada o casi nada. Y un nombre científico ECM (experiencia cercana a la muerte) que estará muy presente.

Su argumento ahonda en aspectos que a muchos nos acercan a nuestra propia vida o a nosotros mismos. El más allá, la conciencia, la misma verdad, las creencias o los sentimientos del ser humano, se analizan con lupa.

En Tres Minutos De Color bien calificada de policíaca, ‘Coque Brox’, nuestro protagonista, es un inspector que se mueve entre la justicia y la incomprensión de hechos buscando respuestas a sus preguntas en la ciudad condal. Un hombre más bien introvertido, luchando día a día, con una particularidad en su visión y una vida personal nada fácil. Con una hija en la adolescencia y con la realidad que se esconde tras su mirada en blanco y negro. Peleará por la verdad como hombre honesto que se considera. La que le toca directamente y que se esconde tras la extraña muerte violenta de uno de sus amigos y compañero de oficio, ‘Palma’.

La caída libre al mundo que le espera a Coque, nos pone la carne de gallina viajando a lo paranormal y desconcertante pero llegando a una grata y llena explicación. Sin olvidar el principal papel del personaje protagonista femenino ‘Nadia’ la cardiocirujana.

El como se combina una pura trama de investigación con el otro ingrediente de este libro como es lo trascendental, y lo misterioso o sobrenatural, es lo que la hace especial. Por delante valga este detalle, que todas sus partes encajan. La lectura engancha por su intriga en la trama y por como toca los campos desconocidos. Todos los hechos se comprenden y quedan bien resueltos. Hablar de ciertos temas no es fácil. Son profundos, pero no están diseñados o narrados a la ligera. Las experiencias, la muerte, lo psicológico, lo ficticio y lo real con todos sus matices van rodando sin compás con algo con lo que no podemos luchar, el tiempo. Y llegados a este punto, me pregunto, tras haber leído esta apasionante historia :

¡¿Si todos pasáramos por un ECM cambiarían nuestras vidas ?! ¡¿Puede haber enemigo peor en la vida del ser humano que el omnipresente tiempo ?!

Como la incomprensible y mágica reacción de la mezcla de vinagre y sal ante nuestros ojos. Ver que la sal se cristaliza poco a poco, toma cuerpo y crece hasta salirse del recipiente que la contiene. Parece un enigma pero cuando entramos en su fórmula científica lo comprendemos porque vemos que pertenece al mundo real.

‘Allá donde vayamos’ no hay color ¿o si? No hay nada real
¿ o si? No hay magia, ¿o si?

No hay duda que…

Tener en la vida tres minutos de color, es ponerle el color a la vida que no vivimos. Es también tener un halo de esperanza”

ANÁLISIS

Puede que la dura experiencia de Pere Cervantes en Sarajevo para escribir esta novela fuera decisiva, pero ahora es turno de hablar del término ECM en general para acercarnos a su comprensión.

La vida después de la vida o resurrección terrenal

Lo primero que nos invade ante esta situación son las muchas dudas y preguntas que surgen como estas, ante lo desconocido:

¿Dónde vamos después de los últimos segundos en vida? ¿Hay otra vida después de la muerte? ¿Se llega a tener conciencia en realidad de lo que pasa? ¿Qué se siente? ¿Hay sensación de estar fuera de nuestro cuerpo: frío, luz cegadora, o flotar y verlo todo desde fuera? ¿Se puede equiparar la ECM al mensaje que nos deja la Biblia con el infierno o purgatorio para los que sean creyentes? ¿Ese momento cercano a la muerte podría resultar de esta forma? ¿Tenemos todos marcados el “Todavía no ha llegado tu hora” ¿Puede acercarse la ciencia a una explicación satisfactoria sobre la creencia de si hay vida después de la muerte?…

Algo cercano al 50 % de estas personas recuerdan haber tenido cierta conciencia tras esos extraños minutos El doctor Sam Parnia afirma que el cerebro sigue funcionando aunque el corazón deje de latir. Pasan como unos 20 o 30 segundos después de producirse la parada cardíaca. El estudio AWARE afirma que se puede ‘oir’ y ‘ver’, basado en los pacientes que regresan de esa muerte clínica con actividad cerebral.

Por tanto, algunas personas aseguran haber pasado por un momento similar de transición o de experiencias extracorporales donde el cuerpo no existe y atraviesa por un túnel de luz y hasta se visualiza a familiares ya fallecidos que parecen dejar un mensaje. Sea como sea ese momento, aseguran que tras esas extrañas experiencias, vuelven, y de ellos nos quedan estos testimonios, y también unido a eso, un resquicio de esperanza. ¿Qué sería del ser humano sin esperanza? Lo paranormal enmarca nuestras vidas como vía de escape o explicación a muchos hechos que no tienen sentido, pero la conclusión obvia es que el ser humano sigue siendo un enigma. Si no, dejaría de ser humano.

 

En la línea de novela negra donde te mueves, Pere, ¿por qué centraste el mensaje de la muerte o el más allá, en Tres Minutos de Color, convirtiéndola así en novela única y original dentro de este género?

Se trata de una inquietud personal que viene de muy lejos. En concreto de los tiempos en los que estuve en la posguerra de los Balcanes. Nadie sabe a día de hoy qué hay tras la muerte sin embargo existe toda una rama científica dedicada a investigarlo. Universidades como la de Southhampton (Gran Bretaña) destinan 5 millones de euros al año a fin de acercarnos al que para mí es el gran enigma del ser humano. ¿Por qué no hablar de ello en el marco de una “trama negra”?

¿Cómo calificarías al personaje protagonista Coque Box? ¿Y qué puede tener de ti?

En mis novelas procuro que los personajes principales tengan poco de mí. Ese es un buen indicador de madurez para un escritor. Alejarme de ellos me empuja a ahondar en otros puntos de vista, otras emociones que no por lejanas a las mías me dejan de interesar. La creación de un personaje es la oportunidad que tenemos los escritores de bucear en personalidades ajenas a la propia, y eso a mí me fascina. Coque Brox es un tipo al que las cosas no le pueden ir peor. Su trabajo y la lucha por recuperar el cariño de su hija son los dos únicos motivos que evitan que se derrumbe . Es acromatópsico ( ve la vida en blanco y negro) y una vida sin color no permite demasiadas alegrías. A pesar de todo, un ratito cada día, emerge de él un ápice de alegría enterrada, de esperanza silenciada.

¿Que música de fondo le pondrías a “Tres minutos de Color”?

Sin duda Chet Baker.

¿Como te has documentado para esta novela?

Los 7 años que me llevó terminarla tiene su explicación en la ardua tarea de la documentación. Soy muy obsesivo en el control de los contenidos que expongo en mis novelas. No puedo permitirme errores y eso hace que a menudo en el proceso de creación la mayor parte del tiempo sea invertida en la documentación del tema a tratar. En este caso mi ignorancia era suprema respecto a las denominadas ECM. Por ello decidí documentarme desde el punto de vista científico, leyendo y escuchando a las voces mas autorizadas sobre la materia y obviando todo aquello que se alejara de lo científico. Cierto es que me tomo algunas licencias en el desarrollo de la trama pero en los momentos en los que se toca el tema de las ECM no me alejo de la actual tendencia científica.

¿Crees que el mundo tecnológico, en concreto internet, puede ayudar a saber algo más o diferente, de nosotros mismos o de la vida?

La tecnología acelera el conocimiento. Aquello que se descubre se comparte a mayor velocidad y en una mayor extensión humana. Por fuerza ha de provocar que se avance en lo referente a las ECM. Pero la tecnología no es un ente abstracto en el que proyectar nuestros defectos, vicios o virtudes. Es una herramienta y por tanto de nuestro uso dependerá su eficacia. Lo que intento decir es que no creo que las “máquinas” nos den soluciones a los grandes enigmas de la humanidad. Sí creo que nos van a ayudar a desvelar alguno con nuestras propias experiencias y conocimientos adquiridos.

¿Hay cosas, frases o momentos en la construcción de “Tres minutos de color” que has preferido no poner o tachar para no dañar la ética, moral o creencias del lector?

El único límite ha sido no adentrarme en el terreno de la religión.

¿Crees que en la vida solo se muere una vez? ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Tengo una respuesta muy poco científica a esta pregunta: Según el día. El miedo a que tras la muerte no haya nada de nada, me empuja a querer creer que eso no es posible. Sin embargo hay días que logro tener una objetividad casi científica y es entonces cuando me digo “cuando esto termine nos espera la nada”, pero entonces me entra un vértigo que en su día me llevó a escribir esta novela para paliar sus efectos pero créeme, no lo he conseguido.

Dada tu narrativa y lo que he leído de ti, me atrevo a citar que casi siempre incluyes subtramas al escribir dentro de una trama principal ¿que puedes contarnos al respecto con “Tres minutos de Color” para el nuevo lector?

Mi formación como guionista me enseñó a que una buena trama precisa de unas buenas subtramas. Que lo haya conseguido o no con TRES MINUTOS DE COLOR no me corresponde a mí decirlo:)) Sí puedo decirle al nuevo lector que esta es una novela diferente, por la mezcla de géneros y por la temática que he tratado de convertir en ficción.

¿Tienes previsto continuar, ya bien sea con este protagonista y su particular visión o con el misterioso mensaje que encierra esta novela?

No. Siempre he creído que TRES MINUTOS DE COLOR es una única novela aunque estoy muy orgulloso de la reacción de muchos lectores que me han invitado a que no me olvide de Coque Brox.

¿Que consejo le darías al futuro lector que se enfrenta a “Tres minutos de Color” por primera vez sin saber nada del tema?

Que se deje llevar por la trama y sus personajes, que no espere encontrarse una novela negra o policial al uso. Ha de saber que se enfrenta a un plato con un sabor por explorar, un sabor que no se parece a ninguno de los habituales.

 

Texto © Marisa Arias- Todos los derechos reservados

Publicación © Solo Novela Negra- Todos los derechos reservados

Impactos: 131

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies