Presentación de MARIONETAS SIN HILOS de Tadea Lizarbe por Miguel Izu

El pasado 7 de junio Tadea Lizarbe (Pamplona, 1988) presentó en su ciudad natal su tercera novela, Marionetas sin hilos. La primera novela de esta escritora navarra, que fue la finalista más joven del Premio Planeta, se publicó en 2015 con el título de Comiendo sonrisas a solas; en 2018 vio la luz La ordenada vida del doctor Alarcón. Como en las dos obras anteriores, transita entre el género policíaco y la intriga psicológica, con especial atención a cuestiones relacionadas con la salud mental, la dedicación profesional de la autora, que es terapeuta ocupacional en un centro sanitario de Pamplona y participa en una actividad de psicobasquet para niños con discapacidad intelectual.

           

            La autora estuvo acompañada por la también escritora pamplonesa Susana Rodríguez Lezaun, la cual indicó que la novela tiene como ejes principales la muerte y el amor. La muerte está representada por el ciprés que figura en la portada y que será mencionado a lo largo de la historia; el amor aparece en diversas formas: amor romántico, amor a los padres, a la familia, y en buena medida es lo que mueve a los personajes. El arranque de la historia es la muerte por accidente del marido de una de las protagonistas, Ada, lo que la lleva a un intento de suicidio y al ingreso en un centro de salud mental. La otra protagonista es la oficial de policía, Bruna, optimista y vital, que ha tenido que darle la mala noticia a Ada, y que luego será encargada de la investigación de un extraño crimen. Las dos protagonistas tienen cosas en común, ambas tienen un lado bueno y otro perverso, han sido niñas difíciles que han dado problemas a sus familias, tienen una personalidad que han tenido que reprimir y encauzar pero que asoma a cada paso en forma de pensamientos intrusos, un concepto que aparece en las tres novelas de Tadea Lizarbe. Son ideas que saltan desde el inconsciente y que nos perturban a todos en el curso de nuestro pensar y actuar.

 

Tadea explicó que ha tratado de llevar al límite algunas características personales que todos tenemos, desde la mayor tristeza hasta el mayor optimismo y alegría de vivir, de la capacidad de hacer el bien hasta la tentación de hacer el mal. Ha jugado a buscar la mejor versión de la personalidad de sus protagonistas, en el sentido de aquella que es más auténtica, que da rienda suelta a sus inclinaciones, aunque se ha visto atrapada en su propia trampa, en una entrevista le han preguntado si la mejor versión de una persona mala es la maldad que lleva al crimen… Y no, no pretende decir eso, matar no está bien.

 

Parte de la historia transcurre en un centro psiquiátrico. Tadea explica que más que de la locura o de la enfermedad mental prefiere hablar de la salud mental, de las dificultades o problemas que pueden afectar a cualquiera y de los procesos personales que se siguen para abordarlos y resolverlos, que son distintos para cada individuo. Cree que lo interesante, más que dar nombre a una enfermedad, es preguntarse qué le pasa a cada persona, cómo ha llegado ahí, qué infancia ha vivido… Dice que la infancia es una etapa esencial, en la cual se es más libre pero se entra en confrontación con la educación que pretende ir reprimiendo los impulsos naturales, un conflicto que suele estallar en la adolescencia. En su novela Tadea presenta a dos protagonistas cuya infancia no ha sido convencional, aunque afortunadamente para ellas han tenido el apoyo de su familia para poder superar sus problemas. Como señaló Susana en la presentación, hay otro tema presente en la historia que es el feminismo, las protagonistas son mujeres fuertes que tienen que luchar para hacerse valer. Pero, como se dijo en el debate con el público, también hay personajes masculinos fuertes, las mujeres fuertes no deben serlo a costa de hombres débiles, y viceversa.

 

El título alude a que todos, a veces de forma inconsciente, somos marionetas que manejan otros, y conviene preguntarse qué hilos nos están moviendo. Aunque, por otro lado, también todos somos titiriteros que intentamos manipular a otros. Como reconoció Tadea, el escritor es un titiritero que quiere manejar a sus personajes, pero también le pueden preguntar quién es, a su vez, su titiritero.

 

Ficha:

Marionetas sin hilos

Tadea Lizarbe

 

Harper Collins, 2019

ISBN: 9788491393672

304 páginas, 23 x 15,5 cm, tapa blanda.

Sinopsis:

 

Bruna y Ada, la una futura subinspectora de la policía de San Sebastián, y la otra taquígrafa de los juzgados, tienen más cosas en común de lo que suponen. La Indiscreta y la Vieja Conocida, impulsos reprimidos, un lado oscuro y por años escondido que aflora si se tocan los resortes oportunos… y que puede ser usado para el bien o para el mal.

Como ellas, tú también eres títere de quien mueve los hilos de esta historia, donde los anhelos y los deseos pueden transformar a una persona y llevarla a su lado más negro. Ada y Bruna quieren saber quién y qué ata sus muñecas.

¿Cuál es el nombre de tu propio titiritero?

 

Notícia: © Miguel Izu, 2019.

Impactos: 126

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies