No quiero matar a nadie de Boris Quercia por Beckett & Hawk

Boris Quercia nacido en Santiago de Chile, 1966. Es un conocido actor, guionista, director y productor, que además, escribe. De la mano de Alrevés editores nos llega esta novela que por fin podemos decir que negra, muy negra. Bastante más negra que muchas de las que han caído últimamente en nuestras manos. Con un lenguaje directo, sin parafernalia, sin pararse a explicarnos con grandilocuencia todo lo que rodea a los personajes. Como siempre decimos, sujeto, verbo y predicado.

No quiero matar a nadie, nos relata sin que le tiemble el pulso, la historia de un policía o “tira” como los llaman en la novela, Santiago Quiñones. ¿Se llamará Santiago en homenaje a su ciudad natal?

Todo comienza de forma abrupta haciéndonos participar en un tiroteo, este se convertirá finalmente en una lucha de supervivencia que se mezcla con un caso que se le plantea al protagonista casi por casualidad. El seguimiento de una chica que ha despertado su interés de manera sexual se verá interrumpido de manera abrupta abriendo otro camino en paralelo a la historia inicial.

El personaje de Santiago Quiñones nos ha gustado. Es un policía cualquiera, con unas aspiraciones en la vida totalmente humanas. Un policía que sabe dejarse llevar por sus más bajos instintos llegado el momento, pero que siempre tiene una reflexión interna que le hace dudar de su propia inteligencia. “Que tontera”.

Otro personaje con fuerza es Enma,  la rescatada femme fatale tan denostada por la sociedad actual que solo pide que la mujer no tenga un papel secundario. “Que tontera”. O que estén anclados en los arquetipos de mala mujer. Enma tiene poder, pero ese poder nace de, como ya hemos dicho, los arquetipos de la novela clásica. No se exalten, es solo literatura.

 

No quiero matar a nadie, evidentemente está escrita con el uso de la lengua propia de un chileno y eso me ha hecho tener que buscar más de una vez una palabra que desconocía totalmente, lo cuál lo que para unos dificulta su lectura, a otros nos parece enriquecedor. Somos totalmente admiradores del uso hispanohablante del otro lado del charco, ya que allí hasta el menos preparado de los mortales a veces parece hablar con autentica poesía que sale de sus labios.

El escrito es de poca duración y es un acierto, ya que estirar la historia contada en la novela hubiera sido un error garrafal. El caso daba para lo que daba y así lo zanjó el escritor. Nos han prometido más de Santiago Quiñones, solo espero que no baje ni el listón, ni el estilo. Buscas novela negra, aquí tienes una, el problema… ¿te gustará? ¿Estás acostumbrado? Solo puedes descubrirlo por ti mismo. Leed malditos.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2021.

Impactos: 115

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies