LOS DIEZ ESCALONES de Fernando J. Múñez por Beckett & Hawk

“Los Diez escalones” es una obra mezcla de novela histórica y thriller policíaca, donde Fernando J. Múñez nos introduce a través de su pluma en pleno medievo y en la abadía cisterciense de Urbión. Sin duda el autor nos transmite una época y una atmósfera monacal que describe con acierto, retratando un período oscuro lleno de dogmas, fanatismo y creencias que nos deja una fotografía de lo que podría haber ocurrido en el Reino de Castilla hacia 1283.

Es una obra entretenida, de lectura fácil y lleno de crímenes, enigmas y libros sagrados. Mezcla con cierto criterio las escenas violentas propias de una época dura y las escenas humillantes que sufre la protagonista a manos de su marido. Aunque a veces pienso que hace un cierto abuso del tema y que en vez de espolear al lector termina por cansarlo.

El libro nos transporta al Reino de Castilla, 1283 d. C. Alvar León de Lara, cardenal de la curia, vuelve a petición de su antiguo mentor a la abadía que fue su hogar, que abandonó veinte años atrás con el alma rota por un amor imposible. Su maestro desea revelarle algo que cambiará el curso de la cristiandad. Sin embargo, la llegada de Alvar desencadenará la tragedia: enigmas tras puertas ocultas, crímenes inexplicables, símbolos que conducen a pistas y pistas que conducen a trampas. Un descenso vertiginoso que le enfrentará a la mujer que desgarró su corazón, a la intransigencia de los cobardes, a la lucha por mantenerse entre los vivos y, finalmente, a los Diez Escalones.

El libro tiene una pesada losa que no consigue quitarse durante toda su lectura. Y es que irremediablemente te recuerda a ese libro maravilloso y fantástico que es “El nombre de la rosa” de Umberto Eco. Y esa losa es demasiado pesada. Porque en la comparación nuestro querido Fernando sale perdedor. Hay paralelismos que son inevitables, el religioso que llega a una abadía, la compañía de un discípulo, unos crímenes inexplicables que asolan la comunidad, la existencia de una biblioteca secreta y de un libro prohibido que todos persiguen, entre otras cosas.

Pero de todas formas se agradece el esfuerzo de Fernando J. Múñez de dar su toque personal y de trasladar la abadía del norte de Italia al reino de Castilla, de rescatar el amor del protagonista con un antiguo amor, casada con un noble cruel y despiadado que conspira contra el protagonista central de la novela, el Cardenal de la Curia Alvar León de Lara. Es de agradecer, aunque sea de refilón, que el autor deje entre sus páginas algo de filosofía medieval y del pensamiento que impregnaba esa época, porque siempre es síntoma de inteligencia. Igualmente me ha gustado que en diversas pinceladas nos dibuje la sociedad de la época y sus estratos sociales. No viene nada mal conocer un poco la historia.

Por eso amigos, antes de opinar hay que leer, por eso siempre os decimos leed, leed ya sabéis que estáis malditos.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2023.

Visitas: 55

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies