La primera piedra de Val McDermid por Beckett & Hawk

Hoy nos toca hablar de Val McDermid, reconocida escritora escocesa en el panorama de la novela policíaca, y de su novela “La primera piedra”. Y la verdad, es que después de haber leído algunos de sus libros no me he encontrado con nada especial. Val McDermid tiene su estilo, una historia entretenida, un lenguaje asequible y poca profundidad de calado. Y eso le ha servido para ser una dama del crimen.

Y es que sus libros son como ir a un McDonald´s, a veces te apetece una hamburguesa con patatas, sabes que te va a quitar el hambre, pero no esperes un menú gourmet o una delicatessen porque, a menos que cambien de política, no lo vas a encontrar. Aunque siempre acabamos cayendo una segunda vez.

Los libros de Val McDermid cumplen con su papel a la perfección, entretienen. Y eso para algunos lectores es más que suficiente. A Veces lo que queremos es evadirnos del mundanal ruido y pasarlo bien. Olvidar nuestras miserias y centrarnos en las de los demás. En nuestra televisión tenemos mucho de eso. Quizás demasiado. Y no quiero decir nombres de cadenas que todos sabemos.

Pues señores y señoras, esto es “La primera piedra”, una hamburguesa en el McDonald´s o una sentada en el sofá de casa frente a la televisión. No esperen más. Bueno, yo sí. Me gustaría que sus libros no tuviesen casi 500 páginas. Es un derroche innecesario de papel y de tinta. La historia se puede contar con muchas menos. Hay un exceso de paja que no interesa a nadie, al menos no a mi.

 “La primera piedra” nos habla de La herencia de Alice Somerville que descansa sepultada bajo el suelo pantanoso de los Highlands escoceses: dos motos Indian Scout de la Segunda Guerra Mundial que su abuelo dejó enterradas al término del conflicto bélico. Tras muchas paladas, queda al descubierto algo que nunca debería haber estado ahí, el cuerpo de un joven con dos agujeros de bala. Karen Pirie, responsable de la Unidad de Casos Históricos de la policía de Escocia, acude al lugar de los hechos, y confirma sus peores presagios, el cuerpo y las dos motos no tienen nada que ver. En realidad, nada está donde debería, y nada es lo que parece. Karen no tardará demasiado en comprender que no todo el mundo comparte su deseo de justicia, o siquiera la idea de lo que esta debe ser.

Cuando se acerque el calor y nos dejen ir a la playa, es un libro ideal para matar el tiempo entre chiringuito y chiringuito. O para distraernos mientras tomamos plácidamente el sol o la sombra de cualquier terraza. Pero claro, todo depende de los gustos de cada uno. Por eso siempre digo, no me hagáis caso y leed, leed malditos.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2021.

Impactos: 179

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies