LA GLOCK de José Carrero Romero por Violeta Evori

 

El día 12 de abril de 2021, se publicaba en esta revista una entrevista con el escritor José Carrero Romero, finalista con su primera obra “Bellotas con leche” (Premium 2020) del XIII Premio de Novela Corta Encina de Plata.

No hemos tenido que esperar demasiado para volver a disfrutar de sus historias, ya que el 14 de abril de 2023 y en el mismo lugar, Biblioteca Can Mulá, Jordi Solé Tura de Mollet del Vallès, presentó “La Glock”, su segunda novela, editada por Atlantis Ediciones Narrative Books.

El escritor, también ha acudido por primera vez a la “Diada de Sant Jordi” en Barcelona para firmar ejemplares, donde, según cuenta, la experiencia ha sido muy positiva. Por lo que es fácil pensar que ya debe sentirse como todos los escritores que sueñan con este evento anual tan importante.

Creo conveniente recordar aquí la trayectoria del joven autor:

José Carrero Romero, nace en Barcelona el 1 de noviembre de 1980, ciudad en la que cursó estudios de automoción en la Escuela de Trabajo. En 2008 se traslada a Mollet del Vallès, localidad en la que reside en la actualidad. Desde hace más de 20 años es conductor profesional de vehículos pesados, o lo que es lo mismo: camionero, como le gusta remarcar. Hizo de su afición por la carretera su profesión, con la que lleva recorrida media Europa a los mandos de un tráiler. Entusiasta lector, acumula en su biblioteca novelas de género negro y terror, destacando en su mayoría las escritas por Stephen King, de las que dispone incluso de diferentes ediciones.

 

SINOPSIS

 

“LA GLOCK” es una novela corta. Su protagonista, un objeto en esta ocasión, es una pistola, para ser más exactos, una Glock 17 de 9 milímetros, la cual aparece como por arte de magia bajo el asiento del copiloto de un taxi de la Ciudad Condal.

Paco es un taxista de mediana edad, atrapado en un matrimonio monótono, padre de una adolescente un pelín problemática y que vive obsesionado con la limpieza de su herramienta de trabajo.

Todos los viernes aspira meticulosamente su vehículo en el mismo centro de lavado. Al agacharse para recoger un utensilio que se ha desprendido de la manguera, descubre el arma y, desde ese mismo instante, siente que se ha metido en un gran lío, pero… ¿Cómo ha llegado hasta su coche semejante aparato? ¿Tendrá solo sus huellas dactilares o se habrán quedado también impresas las de la persona que la haya depositado allí después de cometer un delito, un asesinato quizá? Paco empieza a pensar en cuántas personas se han subido a su coche, pero es que ni siquiera puede imaginar el tiempo que llevará allí la pistola. Y eso que desde que se dedica a dicho trabajo, los pasajeros se han dejado todo tipo de objetos olvidados en los asientos, aunque nunca uno del calibre que sostiene en sus manos.

Este es el punto de partida de esta corta pero intensa novela que nos someterá a un ritmo de lectura trepidante, que nos llevará de la cotidianidad de un barrio obrero, al lado más oscuro de la delincuencia y el crimen.

Debido casi siempre a una casualidad, la Glock caerá en las manos de los distintos personajes, que en su mayoría bien podrían ser nuestros vecinos: una octogenaria que va a misa, un albañil, el dueño de un bar, un anciano con algo de sordera… Ese tipo de personas que saludas amablemente en la farmacia o en el mercado, pero que no tienes ni idea de quienes son en realidad ni de lo que han pasado en sus vidas. Ninguno de ellos, en sus pensamientos más remotos hubiesen llegado a creer que sería la solución a sus problemas, ya que, al encontrar el arma, deberán tomar decisiones difíciles y en alguna ocasión sangrientas.

Por otra parte, la Glock dará lugar a una serie de episodios que se van entrelazando unos con otros, en los que diversas parejas de amigos arrastran desde la juventud recuerdos de situaciones terribles que en su momento no supieron resolver y de lo que se arrepentirán a lo largo de los años. El Bar Manolo es el lugar donde ocurrirán gran parte de estas historias.

La novela se lee fácilmente de un tirón ya que cuando se empieza no se puede dejar para otro momento. En ella conoceremos a individuos que transitan por el oscuro mundo del alcohol, las drogas y la pederastia. Son tipos de mal vivir que José describe con un lenguaje sencillo, pero crudo a la vez, tal como corresponde a los sujetos que intervienen en la trama de “La Glock”.

También nos encontramos con situaciones de violación, maltrato, desamor o arrepentimiento. Casos que suelen ocurrir a diario en cualquier lugar. Es como si fuera un juez que sentencia a culpables que han quedado sin castigo en algún momento de sus vidas y que van pagando de una manera u otra sus culpas. Al mismo tiempo iremos descubriendo cuáles han sido los diferentes caminos que la han llevado hasta las manos de todos ellos.

José Carrero Romero describe las diferentes zonas como si estuviera moviéndose por las mismas, de esa forma el lector casi puede imaginar que el autor conoce a la perfección los escenarios por los que transcurre su obra y, de esa manera, se funde con la lectura igual que si estuviera visionando las imágenes en una película, sintiendo a la vez que ambos deambulan juntos por los campos y poblaciones mencionados en esta apasionante novela negra.

En definitiva, una novela que sorprende, entre otros aspectos, por su estilo canalla, su estructura circular con matices, su ritmo y que nos situará justo encima de la línea entre el bien y el mal.

 

©Reseña: Violeta Evori, 2023.

Visitas: 93

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies