Falcó de Arturo Pérez-Reverte por Beckett & Hawk

No te extrañe si te digo que en “Falcó” de Arturo Pérez-Reverte no vas a encontrar una extraordinaria historia. Tampoco te vas a encontrar un descenso a las profundidades de los personajes. Tampoco te vas a encontrar un derroche de recursos narrativos que te harían creer que estás ante el nuevo divo de la literatura hispana. Tampoco esperes una novela típicamente policíaca, de espías o sabe Dios qué. No, amigo. No es nada de eso lo que te espera en las páginas que engalanan el nombre de “Falcó”.

Lo que te espera detrás de las tapas de esa novela es algo mucho más importante. Te espera engancharte al libro como un chicle se engancha a la suela de tu zapato. Te espera engancharte a esta historia como un posavasos se engancha al culo de un vaso helado en una barra de bar, como una mancha de aceite se agarra a tu ropa para no querer irse nunca.

Y es que ese tipo tiene un Don. Un Don que le hace transformar lo sencillo en extraordinario. No sé si es su forma de escribir, su forma de contar, su forma de estructurar sus historias… no lo sé. Pero he de reconocer que haga lo que haga, lo hace como nadie. Puede que el escritor te caiga mal, muy mal o quisieras enterrarlo en el olvido, pero lo que sí se le ha de reconocer es que todo lo que hace, lo hace como nadie. Y eso es algo que convierte a un escritor en algo muy especial.

En esta novela la Europa turbulenta de los años treinta y cuarenta del siglo XX es el escenario de las andanzas de Lorenzo Falcó, ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos, agente de los servicios de inteligencia. Durante el otoño de 1936, mientras la frontera entre amigos y enemigos se reduce a una línea imprecisa y peligrosa, Falcó recibe el encargo de infiltrarse en una difícil misión que podría cambiar el curso de la historia de España. Un hombre y dos mujeres -los hermanos Montero y Eva Rengel- serán sus compañeros de aventura y tal vez sus víctimas, en un tiempo en el que la vida se escribe a golpe de traiciones y nada es lo que parece.

La verdad, es que entré en el libro con muchas reservas, quizás como entra un cura en un club de alterne. Tomé mis medidas y mis distancias, sin saber muy bien con lo que me iba a encontrar. Pero como me pasa siempre con sus libros, acabé devorando aquellas páginas como una mantis devora a su compañero. Y eso, más que mérito mío, es cosa de aquel escritor estirado que, como un Midas, parece convertir en oro todo lo que toca.

Y es que Pérez-Reverte sabe entretener, sabe atraparte, sabe a través de su literatura fácil nublar tu voluntad. Falcó es una historia sencilla, pero bien escrita y bien contada. Atrapa al lector. Y si a estas alturas, un libro te ofrece dejar por unos minutos trasladarte a otro lugar, sin duda se ha de valorar.

Por eso queridos negro-adictos, tenéis que probar este plato. Puede que os guste o puede que no. Pero para opinar hay que leer. Porque recordad somos lectores adictos y estamos malditos.

 

©Reseña: Beckett & Hawk, 2021.

Impactos: 292

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies